El titular de la Dirección de Sida y Enfermedades de Transmisión Sexual de la Nación, Sergio Maulen, presentó su renuncia luego de ser informado de un nuevo recorte en su área en el proyecto de presupuesto 2018 que el gobierno buscará aprobar próximamente en el Congreso. En lo que va del año, su dirección apenas pudo ejecutar el 36% de los 2.289 millones de pesos presupuestados, una costumbre que arrastra el organismo sanitario desde la llegada de Cambiemos a la Casa Rosada. Para el año próximo, según pudo saber Tiempo, la Dirección había solicitado 3.200 millones para poder garantizar sus funciones, pero el ejecutivo recortó sus pretensiones de manera unilateral hasta los 2.400 millones. Es decir, apenas un 0,1% más que en 2018 frente a una inflación estimada del 40%. Para peor, muchos de los insumos necesarios para el área están en dólares, divisa que en lo que va de 2018 ha duplicado su valor en pesos.

Tiempo quiso comunicarse con Maulen, pero el médico renunciante prefirió no dar declaraciones. Quienes expresaron su preocupación fueron los trabajadores de la Dirección que emitieron un comunicado en “rechazo a esta política de reducción del Estado que vulnera el derecho a la Salud y pone en riesgo la vida de las personas”. En su mensaje explicaron que  “en este marco de reducción presupuestaria, de fuerte devaluación y de proceso inflacionario, no está garantizada la continuidad de la respuesta en el acceso a la prevención, al diagnóstico y al tratamiento de las personas asistidas por los Programas que conforman esta Dirección”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE
La Fundación Huésped señaló que la renuncia de Maulen suma incertidumbre en momentos en los que la pérdida de rango ministerial del área marcan “un retroceso tanto para la salud pública como para el desarrollo científico del país”. El último domingo la sede de la Fundación Huésped había sufrido un ataque con pintadas en su sede.