Desde diciembre se realizan una serie de acciones en repudio de prisión domiciliaria del represor, que hoy reside en una casa de Mar del Plata. 

Sin embargo, el gobierno no se había pronunciado oficialmente al respecto. 

Recién el martes 5 de febrero, la Secretaría de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la Nación solicitó que se evalúe la revocación del beneficio de prisión domiciliaria otorgado a Miguel Osvaldo Etchecolatz, “en caso de comprobarse que incumplió las normas establecidas para gozar de esa modalidad de detención”, dice el escrito.

“Por la trascendencia de las circunstancias denunciadas, se ha dejado constancia, a través de un escrito enviado al Tribunal Oral Federal N° 1 de La Plata, de la necesidad de que aquel análisis se haga de manera urgente”, finaliza el comunicado.