Pasado el mediodía de este miércoles, una espesa nube de humo cubrió la Ciudad de Buenos Aires. El Sistema Meteorológico Nacional (SMN) había reportado que gran parte del país, incluida más de la mitad de la provincia de Buenos Aires, está bajo alerta amarilla por fuertes vientos, que trajeron hacia la zona porteña el humo proveniente de los incendios de las islas del Delta del Paraná.

El humo trajo baja visibilidad y un fuerte olor a quemado que invadió varios sectores de la Ciudad y la provincia de Buenos Aires.

Ayer por la noche, en la ciudad de Santa Fe, un gran incendio estaba activo sobre la Ruta Nacional 168. Afectó principalmente la zona costera. Durante el fin de semana largo también se reportó la presencia de humo en diferentes sectores de la provincia.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Los incendios de mayor tamaño se encuentran frente a San Nicolás, Ramallo y Zárate. En declaraciones a Canal 3 de Rosario, Matías De Buenos, integrante del Observatorio Ambiental de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), sostuv: “El foco de San Nicolás afecta a unas 2500 hectáreas y es una zona que no ha tenido paz durante el último tiempo”. “Si se control, creo que podemos estar tranquilos. Si no es probable que en la ciudad podamos tener algo de humo”, dijo, en referencia a Rosario.