En Mar del Plata, esta semana ocurrió un hecho inédito: el local donde funcionaba un prostíbulo Vip pasó a manos de una organización que lucha por los derechos del colectivo travesti trans, una de las disidencias más vulnerables y, en consecuencia, objetivos frecuentes de la explotación sexual. Además, las ganancias derivadas de la administración del espacio se destinarán a las víctimas del caso.

El lunes, frente a lo que era la fachada de Madaho´s, un reconocido centro de explotación sexual de mujeres ubicado sobre el 4200 de Alem, se realizó la entrega de las llaves del local a la Asociación Mundo Igualitario (AMI), de reconocida trayectoria en la ciudad en “la lucha, fomento y difusión de los derechos de la comunidad LGBTIQ+”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Ante la solicitud del Ministerio Público Fiscal, acompañado por la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (PROCELAC) y por la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE), el juez federal Santiago Inchausti, en una resolución sin precedentes, hizo lugar al pedido y dispuso el embargo preventivo del inmueble para asignar su uso a una entidad de bien público.

“Es una alegría enorme y ojalá que estas decisiones de la justica se puedan multiplicar”, le dice a Tiempo Claudia Vega, presidenta de AMI. “Cuando tomamos conocimiento de que los bienes de esta causa estaban embargados y que, tanto los fiscales como los agentes del Estado estaban preocupado de que no se siguieran deteriorando, nos presentamos como organización y les dijimos que nuestra intención era convertir el local en un espacio educativo y cultural”.

En ese escrito de postulación, AMi destacó su vasta trayectoria en “la protección de uno de los colectivos más vulnerabilizados de la sociedad, como lo es el de las feminidades trans en situación de prostitución”, y recordó algunas de sus acciones, como el impulso a la implementación del cupo laboral travesti-trans en la Universidad Nacional de Mar del Plata y la creación de un Comité de Emergencia “para paliar las necesidades agravadas de las compañeras travesti-trans en situación de prostitución, a raíz del ASPO y DISPO decretados con motivo de la emergencia sanitaria causada por el Covid-19”.

Acceso a derechos

El juez Inchausti había dispuesto la clausura de Madaho´s en septiembre de 2014 en el marco de una causa que investigaba a sus dueños por explotación sexual. Al momento del allanamiento, en el local había 24 mujeres y alrededor de 50 “clientes” varones.  

Por ese hecho, en un juicio abreviado se condenó a Daniel Alberto Fay, Mario Alberto Sasiain y Mario Alejandro Lafalce, entre otros, a la pena de tres años de prisión de ejecución condicional.

Actualmente, existe otro proceso penal por el lavado de activos provenientes de la explotación sexual, en el que el Ministerio Publico ya formuló el requerimiento de elevación a juicio. Según la acusación, existió, a través de diversas maniobras fraudulentas, “un proceso de legitimación de activos por un monto que ascendió, como mínimo, a $16.620.040”.

“En principio nos comprometimos a reestablecer los servicios básicos, ya pedimos que nos conecten la luz nuevamente y nos pusimos a arreglar cañerías que pierden agua. Después será el momento de darle nuestra impronta al lugar y convertirlo en un centro de acceso a derechos”, se entusiasma Vega. Motivos no le faltan.