La Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) emitió un dctamen técnico en el que no autoriza la realización del proyecto “Costa Salguero – Distrito Joven” por el cual el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires busca construir un barrio de lujo con edificios de 29 metros de altura en la costa ribereña. Según un informe realizado por el organismo a pedido de la administración de Horacio Rodríguez Larreta, el proyecto “vulneran los límites de altura establecidos por la superficie de ascenso en el despegue a pista 13” del Aeroparque Jorge Newbery y “los límites de altura establecidos por la superficie de protección al sistema de iluminación de aproximación (ALS) a pista 31”.

“Todo el plexo normativo a nivel nacional e internacional desalienta el emplazamiento de complejos destinados a residencias en zonas tan próximas a un aeropuerto y considerando que la zona analizada excede los valores límites tanto diurnos como nocturnos (…) se desalienta el uso residencial del emplazamiento pretendido”, afirma el documento firmado por la administradora Nacional de Aviación Civil, Paola Tamburelli, el 25 de noviembre. El inmueble identificado como Circunscripción 19, Sección 15, Manzana 184 está delimitado por Avenida Costanera, el canal de desagüe del Arroyo Ugarteche y el Río de La Plata y queda a 450 metros del aeropuerto.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

También podés leer: Audiencia histórica: 7000 expositores contra la privatización del río

La nota enviada a Rodríguez Larreta, y al director General de Planeamiento Urbano, Luis Cabillón, también advierte sobre el impacto auditivo y el riesgo de accidente aéreo. La “huella de ruido” excede los valores límites diurnos y nocturnos para zonas residenciales establecidos en la Ley 1540  Control de la Contaminación Acústica. “Corresponde advertir a las autoridades locales, alertando acerca del riesgo que representa para los terceros superficiarios, la instalación de conjuntos habitacionales que reúna un gran número de personas, dentro de las áreas próximas a las cabeceras de las pistas, como asimismo de los índices de molestia y perturbaciones que causa el ruido de las aeronaves en las personas expuestas al mismo”, indica el escrito. Además, afirma que si bien la probabilidad de un accidente por vuelo es muy pequeña (1 en 1.000 000), los siniestros tienden a ocurrir principalmente durante las fases de despegue y aterrizaje. “En razón de las afectaciones detalladas a las superficies de despeje de obstáculo del aeropuerto no se autoriza el emplazamiento del mismo en la zona y con las alturas proyectadas”, concluye el informe.

Tamburelli indicó que el proyecto urbanístico que ya tiene la primera aprobación en la Legislatura  “vulnera la seguridad operacional”. “Nosotros respondimos de manera negativa al aval pedido por el gobierno. Hay que cuidar a las aeronaves que despegan y que aproximan despejando los obstáculos de la zona. Este proyecto claramente está incorporando nuevos obstáculos en los 500 metros de lo que es el inicio de la pista. Estamos excediendo la superficie de ascenso y de despegue entre 7 y 9 metros, depende de la torre de la que estemos hablando. Tenemos que pensar en los instrumentos de vuelo y las obras de Aeroparque incluyen instalar un sistema de iluminación ALS. La altura de los edificios también excede la ALS en más de 10 metros”, declaró la funcionaria en AM 750.

La directora de la ANAC adelantó que están dispuestos a recurrir a la Justicia en caso de que el dictamen no sea tenido en cuenta.  “Ya tuvimos un accidente, no queremos tener otro. Vamos a hacer todo lo que tengamos que hacer para evitarlo. Esperemos no tener que iniciar acciones legales, pero si esto sigue adelante y es necesario lo vamos a hacer”, agregó.

Por su parte, el abogado y director del Observatorio del Derecho a la Ciudad, Jonatan Baldiviezo, indicó que con este dictamen el proyecto no podrá avanzar. “Esto implica que tal como está no podría seguir adelante o, en todo caso, se aprobaría una ley que luego no obtendría ningún tipo de operatividad porque cuando vayan a sacar los permisos de obra les van a decir que no. Sería una ley que no va a ser operativa a futuro», indicó el letrado a Tiempo Argentino.

«De todas maneras, continúa la privatización.  Lo que podría suceder es que no se termine construyendo con esa altura sino con una menor o con otros usos. Lo que ataca la ANAC es el emprendimiento, no ataca la privatización. Por eso seguimos reclamando que esto no se venda, agregó Baldiviezo.