Poco antes de las Paso, durante el último día de la Pre Conferencia (PreCOP) de estados subnacionales realizado en Córdoba, Tiempo Argentino charló con algunas de las autoridades ambientales de las provincias allí reunidas. El tema de la conversación giró en torno a la creación de la Liga de Provincias frente al Cambio Climático como herramienta política para presentar un frente unido que permita oír su voz frente a las políticas centralistas de Nación dentro del Consejo Federal de Medio Ambiente (Cofema) y apuntar a un funcionamiento más federal del organismo.

De la charla participaron, Florencia Sayago, directora de Medio Ambiente de Tucumán; Hugo Eduardo Bay, subsecretario de Recursos Naturales de Formosa; Mauro Pérez Toscani, secretario de Ambiente y Cambio Climático de Tierra del Fuego; Isabel Brandan, directora de Medio Ambiente de Santiago del Estero y, sobre el final, se sumaron Carlos Ferreyra, secretario de Relaciones Internacionales de la PreCOP y Carlos Britch, secretario de Ambiente y Cambio Climático de Córdoba, que se encontraba ultimando los detalles del evento que lo tuvo como organizador.

Las provincias encontraron en el cambio climático un punto de unión, ya que se trata de un problema transversal que afecta cada una de sus realidades más allá de sus diferencias específicas. Al mismo tiempo, la diversidad les permite pensar en problemáticas federales, especialmente dado que “las políticas nacionales de cambio climático no han tenido en cuenta las realidades locales, de los gobiernos subnacionales argentinos”, en palabras de Pérez Toscani.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Florencia Sayago, de Tucumán, puntualizó que “el gobierno nacional anunció hace tres años la elaboración de un plan nacional de adaptación al cambio climático que todavía ni siquiera se ha empezado” y subrayó que ese es un tema fundamental para las provincias, pues sienten los efectos en sus territorios. Todos los representantes coincidieron en que además de las estrategias es fundamental contar con el financiamiento para los proyectos y tener voz en la discusión de las políticas públicas.

Además de la Liga como herramienta política y la necesidad de presupuestos para llevar adelante sus políticas ambientales, se habló de la Ley de Bosques y del proyecto de ley para el cambio climático aprobado en el Senado. Este miércoles, representantes de la Liga se reunieron con el senador Fernando Pino Solanas, autor del proyecto, para aportar el punto de vista de las provincias, que plantean en esta nota, y que habían presentado desde el Cofema, aunque no pudieron hacerlo de manera orgánica, señala Javier Britch, de Córdoba, como una muestra del manejo centralista y discrecional del organismo.

Las realidades geográficas de las provincias que conforman a Liga son muy diferentes entre sí, ¿qué los une?

Bay: -El Cofema está concebido como un espacio federal desde la manda constitucional, pero en los últimos años hemos tenido grandes diferencias con el gobierno federal en torno a cómo articular las políticas ambientales. Entendimos que juntarnos entre varias provincias con una mirada coincidente era un modo de fortalecer el espacio y generar políticas ambientales realistas que tengan en cuenta a las provincias.

Pérez Toscani: –Hay una tensión constante dentro del Cofema en torno a políticas ambientales como la Ley de Bosques, su gestión y el financiamiento para su efectiva ejecución en las provincias. También en las políticas nacionales de cambio climático, sobre todo porque los principales efectos del cambio climático se dan en el territorio. Esto quiere decir: en las provincias y obviamente en las ciudades. Las políticas nacionales de cambio climático no han tenido en cuenta las realidades locales de los gobiernos subnacionales argentinos en cuanto al fortalecimiento y la capacitación de todos sus equipos técnicos, pero tampoco en cómo algunas de las directrices de esas políticas de cambio climático pueden afectar las economías regionales. Entonces, si bien es cierto que somos provincias muy diversas en cuanto a lo geográfico, el cambio climático impacta a todas las provincias, es decir, a todo el territorio nacional. Lo mismo pasa con la gestión de los bosques nativos. Son dos temáticas comunes que nos ayudaron a generar esta herramienta política (la Liga) para poder trabajar en política ambiental a un nivel federal, sin que una sola persona, representante de la nación, tome decisiones sobre nuestros territorios y recursos naturales.

Bay: –Argentina es uno de los ocho países con mayor superficie del planeta, pero por una historia de gobiernos que han sido muy unitarios o centralistas nos encontramos con situaciones diversas. Este instrumento nos permite tener una discusión de nuestras realidades y presentarlas ante el Cofema, no como realidades individuales, sino enriquecer las propuestas en la variedad buscando una política uniforme efectiva para todo el país. La mejor forma de fortalecer el Cofema es de abajo hacia arriba.

Sayago: –La elección del cambio climático como uno de los ejes temáticos centrales no es casual. Primero, es un tema transversal ya que no hay ningún sector ambiental que no tenga que ver con esto. Es una forma de no dejar ningún tema afuera de la mesa. Segundo porque sentimos que en el diseño de la estrategia nacional de cambio climático no estamos debidamente representados. Ni la visión ni las necesidades de las provincias. Por ejemplo, el gobierno nacional anunció hace tres años la elaboración de un plan nacional de adaptación y todavía ni siquiera se ha empezado. La adaptación es prioritaria para las provincias, porque en el territorio estamos sintiendo desde el primer momento los efectos, en nuestros recursos naturales, en nuestra economía, etc. Y es estratégica en el tiempo también, porque ya en 2020 se inicia una etapa de financiamiento internacional al que las provincias queremos acceder de forma directa, no queremos una decisión nacional discrecional: qué se financia, qué tipo de proyectos, qué tipo de consultores. Queremos abrir el juego y que entre todos decidamos más equitativamente. Para eso está la Liga, apuntamos a tener un espacio en la mesa de decisiones.

Brandan: ­–En relación a esto es para destacar que todas las provincias recibimos por mail una requisitoria, a responder en un día, con las acciones de mitigación y adaptación que las provincias podíamos realizar en nuestros territorios para cumplir y armar un «hermoso» pacto federal por el cambio climático. Todas hemos respondido porque sabemos que queremos hacer. Creo que ninguna provincia ha podido realizar ni una acción en concreto en sus territorios con esos fondos a pesar de ese compromiso con Nación. Necesitamos que esos fondos vengan a las provincias para que podamos ir cumpliendo esos objetivos, porque ese pacto fue presentado en una mesa de negociación internacional, o sea, que Argentina tomó compromisos, presentó acciones como algo concreto que está realizando y nosotros en las provincias no los vemos plasmados. Esas es una de las cuestiones de las que hemos hablado en esta PreCOP, que el tiempo se nos acorta, pero no vemos los caminos para cumplir esas metas.

–Entonces, el acceso directo a los fondos es un punto central para llevar a cabo sus proyectos.

Bay: –Sin duda la gravedad del escenario del cambio climático a las provincias que integramos esta liga se nos plantea la importancia de acceder a esos fondos que realmente expresen la importancia de lo local, lo que ocurre en el territorio. Pensamos globalmente pero actuamos de manera local. En materia de fondos, esa premisa no se cumple, tenemos que depender de que una persona desde una oficina lejos los territorios autorice o no a hacer algo. Esto también nos mueve a buscar estas nuevas formas de articular. Siempre en función de lo que plantean nuestros técnicos y los distintos actores de la sociedad civil de nuestros territorios, para que puedan plasmar sus proyectos.

Brandan: –Nosotros estamos confiados en que sabemos qué queremos hacer y tenemos proyectos y planes de gestión para trabajar los temas prioritarios que se agudizan día a día, como las inundaciones, la deforestación. Pero no tenemos los medios para realizarlos. Hay acciones que sí emprendemos porque no necesitamos de este financiamiento del que estamos hablando como capacitar a los intendentes, tareas de concientización con los vecinos, trabajar en los colegios con educación ambiental, brindar talleres a otras áreas del gobierno que no entienden este tema.

También podés leer: Rebelión verde en las provincias contra el cambio climático

-Parece que tienen que remarla mucho.

Sayago: –Puedo hablar desde el punto de vista de Tucumán, y las otras provincias que generamos biocombustible: no hemos tenido ningún apoyo de nación y tienen una participación muy importante en las economías regionales. Nuestra economía tiene una base muy fuerte en la caña de azúcar, y los últimos años debido a la baja del precio en el alcohol de caña hemos tenido que hacer una Liga bioenergética para conseguir el apoyo de nación, que ni así estamos teniendo. Hay un trato muy desigual con las naftas en relación con el precio. Por eso nos unimos y armamos estrategias comerciales y de negociación política, porque no se le da la importancia que tiene en la matriz de combustible en el país.

Pérez Toscani: –Fortalecernos en la unión para conseguir estrategias, financiación y las herramientas necesarias para desarrollar este tipo de acciones, como decía Florencia, respecto del cambio climático, de biocombustibles, de energías renovables, por ejemplo. En todas estas cuestiones, Nación ha tomado decisiones inconsultas con las provincias. No hay una distribución federal de los fondos que es lo que queremos y necesitamos.

Sayago: –Te doy otro ejemplo: la generación de energía eléctrica a partir biomasa. Las provincias tenemos un gran potencial, ni hablar de las del Litoral. Pero si ves las tres convocatorias del Plan RenovAr en generación de energía es mínima, todo se lo ha llevado la energía solar y la eólica.

Brandan: –Uno de los impactos más grandes que va a tener la energía solar en los proyectos que yo evalué son eliminación del bosque nativo para montar paneles solares. Son programas nacionales que no han evaluado esta cuestión. Y forman parte de compromisos internacionales que firma Argentina.

Bay: –La mejor forma de fortalecernos es conocernos y apoyarnos. Ir desde abajo hacia arriba. El federalismo siempre nos pareció fundamental, a la acción que se puede motorizar desde cada provincia, nosotros le damos una vuelta de rosca y nos juntamos para identificar nuestras realidades trascendiendo lo individual y lo llevamos al seno del Cofema que es el organismo encargado de funcionar como caja de resonancia y resolución. La Liga toma en cuenta la necesidad de avanzar desde lo regional, identificar a las otras regiones como aliados para llevar adelante nuestros proyectos, no somos competidores. Además lo del cambio climático nos mueve porque es muy grave el escenario, por eso es necesario que la participación de los fondos verdes sea producto de la toma de conciencia de las propias provincias.

Brandan: –En muchas reuniones de Cofema, nos llaman a analizar leyes de presupuestos mínimos, de residuos peligrosos, de áreas naturales protegidas. Son leyes que implican más obligaciones para las provincias, pero sin ningún articulado que dé fondos y tenemos que exigir más a las empresas, más a los municipios para que, por ejemplo, hagan plantas de tratamiento de residuos; ¿y los fondos? Sabemos que el financiamiento está pero lo utilizan para otra cosa.

–¿Qué piensan de la ley para el cambio climático?

Sayago: –He leído el proyecto de ley, hay un dictamen que hizo la comisión legislativa del Cofema, como abogada me involucré en el tema, leí proyectos alternativos. Primero quiero decir que estoy totalmente de acuerdo con que haya normativa nacional de cambio climático. Pero una vez más veo que la redacción del texto es desde la visión centralista cuando se habla del Plan nacional de cambio climático con una autoridad de aplicación nacional con un equipo de gabinete donde se nombran organismos todos nacionales, no se las nombra a las provincias en ningún momento. ¿Cuándo vamos a participar? ¿En la elaboración del plan, en la ejecución del plan, en el financiamiento? Seguimos repitiendo actitudes centralistas y, en este caso, además, no hay problema ambiental más federal que el cambio climático. Porque no hay ni un centímetro del país que no se vea afectado y en el proyecto de ley de presupuestos mínimos no se nos nombra.23:56 No se nos nombra a las provincias. Cambian los problemas, no cambia la visión.

Bay: –Lo que plantea muy bien Florencia es que esta ley requiere un debate. Esto es una oportunidad porque vamos a tener que estar muy fuertes y atentos para hacer adecuaciones sobre cómo se gestiona.

Pérez Toscani: –Ya enviamos del Cofema, es lo que decía Florencia, un dictamen de una comisión conjunta de legales y cambio climático con el punto de vista de las provincias. Básicamente pedimos que se incluya un capítulo completo de financiamiento completo para la creación un fondo federal para el cambio climático y también que se jerarquice la presencia del Cofema, porque sólo se lo nombraba como una pequeña parte del gabinete nacional del cambio climático y entendemos que tiene que tener una presencia mucho más fuerte con mayor presencia en la toma de decisiones dentro de ese gabinete nacional.

Bay: –No queremos que esto genere ningún tipo de demoras, pero si la ley sale tal como está vamos a tener que rediscutir cuestiones para que realmente sea realista.

Sayago: –Voy a ser categórica, un plan nacional de cambio climático sin participación de las provincias es un fracaso total, no va a lograr los objetivos.

Brandan: –Ya se lanzó un plan de adaptación del plan nacional agropecuario frente al cambio climático y fueron lineamientos muy generales: producir sustentablemente, casi meras expresiones de deseo sin un plan de gestión y sin considerar cuáles son las problemáticas que afectan a a cada región productiva. Este plan lanzado así asusta mucho a las provincias, nosotros hoy tenemos un 70 por ciento del sector productivo bajo agua. Un plan de esas características tiene que ir acompañado de obras de infraestructura, repensar y planificar qué se va a producir. Lo hicieron entre la Secretaría de Ambiente y el Ministerio de Agricultura sin tener en cuenta las realidades de las provincias.

Bay: –El cambio climático nos lleva a producir un cambio de paradigma respecto de cómo gestionar, volviendo a la Liga, nuestra pretensión es ser un actor importante en la discusión que se tiene que dar ese cambio de paradigma. entre lo cual el financiamiento va a ser central.

–¿Esta PreCOP es un paso en ese sentido?

Bay: –Esta PreCOP es un paso muy importante, porque nos permite ir identificando nuestras posturas comunes para trabajar en el futuro. Acá iniciamos un proceso y nos toca el cambio climático y no podemos soslayarlo y lo tomamos con la importancia que tiene.

Britch: –Un plan nacional de cambio climático no es un plan elaborado por el gobierno nacional es coordinado por el gobierno nacional con las provincia que le dan existencia a la nación, en el mejor espíritu federal. Y la nación puede tomar decisiones sobre aspecto relacionados con aquellas que le delegaron las provincias, pero lo ambiental no fue delegado. Por eso más que nunca en este caso un plan nacional de adaptación y mitigación al cambio climático debe ser elaborado no junto a las provincias sino por las provincias con la coordinación del gobierno nacional. En ausencia de esa concepción federal que ni siquiera en los países más unitarios ocurre que un gobierno más nacional genera un plan sobre este tema sin consultar a los gobiernos locales. Chile cuando hace su plan de adaptación, consulta a las regiones y los municipios. Los convocó y discutieron. Esta discusión no es sencilla obviamente no es

Ferreyra: –Resulta paradójico que un país centralista consulta a su gente y un país federalista concentra sus decisiones. Este es el tema central. En Chile, la ley de cambio climático está discutida en todos los municipios en todas las organizaciones sociales hace casi un año de reuniones diarios.

Britch: –En Argentina no sólo no sucedió eso, sino que la documentación que se generó en la comisión de cambio climático del Cofema como aporte al proyecto de ley de cambio climático tuvimos que elevarlo nosotros mismos de manera voluntaria pero no se lo hizo de manera orgánica.

Bay: –Por todo esto, no hacemos responsable al autor de la ley.

Pérez Toscani: –Claro, esto muestra la descoordinación del gobierno nacional que se preocupó más en generar un lobby político para modificar el proyecto de ley que presentó Pino Solanas y agregar temas que ellos veían interesantes que en hacer llegar las observaciones de las provincias para que se modifique el proyecto ahí ves como la política centralista de este gobierno nacional no tiene en cuenta a las provincias.

–Por lo que dicen, el gobierno nacional ni actúa ni deja actuar.

Pérez Toscani: –Es centralista y en la gestión tiene una inacción muy fuerte, porque la realidad es que todo el gobierno de Mauricio Macri despliega un marketing sobre políticas públicas que no se llevan adelante en los territorios. Eso lo vemos en los programas de gestión de residuos que existían antes, que se cortaron con este gobierno, las idas y venidas que hemos tenido con la transferencia de los fondos de la ley de bosques a las provincias, muchísimos programas nacionales que se dejaron de realizar, y no por problemas de gestión sino por inacción del gobierno actual.