El Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) autorizó a una bodega mendocina a producir el primer espumante con aroma y sabor a cannabis. Será en base de tertenos, pero eso sí: no tendrá compuestos psicoactivos, que aún están prohibidos en el país.

Terpénica. Así se llama el nuevo producto que próximamente saldrá a la venta, tras 17 años de trabajo en busca de la autorización del INV que finalmente salió días atrás. Mariano Sisti y Florencia Burgoa, de la bodega Piedras 202 de Luján de Cuyo, son los creadores de este «espumante a base de terteno que es una molécula aromática», según relataron a Radio Nihuil.

Habrá seis variedades , de acuerdo a los diferentes tipos de cannabis y siempre a base de viognier con chardonnay. La botella costará al consumidor unos $2.900, y tienen previsto exportarla.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El proceso fue muy largo y cambiante, a medida que se modificaba la legislación argentina. En un primer momento iba a llamarse Champannabis, y estaba realmente hecho a base de la flor de cannabis. Eso encontró trabas, no solo en Argentina sino también en Uruguay, donde la familia también buscó pero no obtuvo la autorización para su comercialización.

Tras el rechazo, decidieron virar hasta lograr Terpénica, un espumante de color verdoso, con perfil aromático a la planta de marihuana, a base de terpenos y sin componentes psicoactivos como el cannabidiol (CDB) y el tetrahidrocannabinol (THC).

«Gracias a la facilitación del INV, hemos logrado después de más de 2 años y medio de idas y venidas, la autorización. Creo que será muy bueno para la vitivinicultura porque hay una unión linda con el cannabis que da sabores y aromas complejos y puede ser una herramienta más para el productor», analizó el empresario vitivinícola, Sisti.

La autorización se dio porque el producto se adecua a lo establecido por la Ley General de Vinos 14.878: es decir, avalan su genuinidad y aptitud para consumo. «Ahora estamos dando los últimos ok con el INV para tener la libre circulación», acotó Sisti.

La intención también es exportarlo a Brasil, Chile, México y Panamá, desde donde ya han tenido comunicación para interiorizarse sobre este espumante compuesto que, como cualquiera de su rubro, tendrá una graduación alcohólica del 11,5%.

Según explicó su creador, «el terteno es una molécula que te estimula positivamente los sentidos pero no te va a dar un ‘colocón pasado'». Y completó: «Es algo sutil, que sí te estimula o te relaja, depende del terteno que se esté consumiendo, pero de una manera muy suave. El consumidor del producto nos llama la atención porque es muy amplio. Desde gente grande hasta el joven, que está más acostumbrado y es más abierto a recibir un producto nuevo. Hay gente que le tiene temor al cannabis pero gracias al espumante se acerca más fácil y le genera sensaciones positivas».