Liberaron a Nicolás Tverdovsky y Eric Sepúlveda, los cannabicultores de 26 años que estuvieron presos un mes y veinte días en la cárcel de Cruz del Eje, a 150 kilómetros de la capital cordobesa. Están acusados de tenencia de plantas, cogollos y aceite de marihuana. Si bien la justicia los excarceló a pedido de la abogada Nadia Podsiadlo, no accedió cambiar la carátula de la causa por lo que los jóvenes continúan procesados por «comercio de estupefacientes».

“Han obtenido la libertad efectiva; que días atrás les fue otorgada formalmente a mis defendidos. La misma fue impuesta con algunos requisitos de formalidad como ser dos fianzas personales, a su vez deben ir a firmar cada 15 días ante la justicia de Cosquín. Nos han solicitado un certificado médico que acredite sus condiciones de no ser adictos a la marihuana, dado que dicha fiscalía nos solicitaba el inicio de un tratamiento sobre la supuesta adicción. Situación a la cual nos opusimos por no ser consumidores adictos, cuestión que acreditaremos con el certificado pertinente”, explicó Podsiadlo. Y agregó: “Asimismo el proceso continúa con ellos en libertad. Ahora trabajaremos en abono al sobreseimiento o el cambio de calificación legal en subsidio. Son muchas las personas que quieren atestiguar en la causa: dado que eran beneficiarias del aceite en cuestión que tanto mejoraba la calidad de vida a personas con enfermedades crónicas. Hay muchos pacientes que están desesperados por no podes lograr alivios con la medicina tradicional. Hemos dado un paso importante en la causa. Se debe a la excarcelación de estos chicos que injustamente acusados de narcotraficantes”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Todo comenzó el 3 de octubre, cuando Sepúlveda emprendió un viaje desde Córdoba a Buenos Aires. Iba al velorio de su abuela, pero nunca llegó. En Pilar, una localidad cordobesa, la Gendarmería Nacional detuvo el ómnibus y subió con perros que detectaron algo en su mochila. Allí llevaba unas semillas y una jeringa de aceite de cannabis. Lo metieron preso y, días después, el fiscal Raúl Ramírez ordenó un allanamiento en la casa donde vivía junto a Tverdovsky, a quien también llevaron detenido.

Los acusa de “tenencia y comercialización de estupefacientes”, pero por su filosofía de vida ellos no usan ni tienen dinero. Incluso el pasaje de Sepúlveda para participar del velorio había sido pagado por su madre. Ambos comparten una visión naturalista del mundo que practica el anticonsumo y, a pesar de ello, están acusados de comercialización de estupefacientes.

También podés leer:

> «Lo hacemos porque hay gente que sufre»