Un grupo de madres reunió más de treinta y dos mil firmas para respaldar su reclamo por un Hospital de Niños en Comodoro Rivadavia, y ahora aguarda una respuesta por la audiencia solicitada al gobernador, a diputados y al intendente de la ciudad, con el objetivo de entregar en mano la iniciativa para la construcción del edificio destinado a la población infantil de la localidad.

Las mujeres apuntan a contar con un establecimiento con guardia, salas de internación, radiología, laboratorio y terapias intensiva e intermedia para los menores. por eso, gestionan ser atendidas por el gobernador Mario Das Neves, el vicegobernador y presidente de la Legislatura del Chubut, Mariano Arcioni, y por el intendente Carlos Linares, a quienes les enviaron pedidos de audiencias.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“El objetivo es poder reunirse con los legisladores el martes 11 de octubre” e “interiorizar a las autoridades de los Ejecutivos Municipal y Provincial de esta solicitud durante esta semana”, sostiene el texto enviado.

“La solicitud llega luego de contabilizar más de treinta mil firmas en las planillas distribuidas en diferentes comercios e instituciones y anexar las más de tres mil que se sumaron en la plataforma virtual de petitorios Change.org. Luego de hacer todo esto, tendremos un numero redondo”, explica una de las madres de Comodoro.

Desde las primeras jornadas de recolección de firmas en la plaza de barrio Próspero Palazzo, la idea fue creciendo y hubo cientos de comercios y organizaciones que juntaron adhesiones en toda la ciudad.

También enviaron planillas con firmas desde otras localidades cercanas que suelen acudir a Comodoro Rivadavia para el diagnóstico y tratamiento de distintas dolencias. En forma paralela, para reforzar el pedido, se habilitó el reclamo en la plataforma web.

La iniciativa surge por la sensibilidad de las madres y movilizó a toda la región. Susana Veloso, una de las madres del grupo organizador, aprovechó para “agradecer una vez más a toda la comunidad por el apoyo brindado en todo momento”. Y expresó que esperan “a la brevedad una respuesta”.

La campaña se extendió durante casi todo septiembre. El día de la primavera era el límite para recibir planillas en distintos puntos de la ciudad, pero la tarea implicó varios días más debido a la cantidad de firmas que se había recolectado.

“Necesitamos el hospital lo antes posible. La violencia institucional no es sólo cuando nos matan a nuestros hijos. También es cuando tomamos agua contaminada, nos niegan la salud, y la educación”, concluyó una de las madres.