El médico pediatra y miembro del Consejo de Administración del Hospital Garrahan, Oscar Trotta, celebró la ampliación del uso de la vacuna de Moderna para niños y niñas de entre 6 y 11 años anunciada por el Ministerio de Salud, al tiempo que advirtió que en los últimos días detectaron en el hospital «un aumento de casos de pacientes con influenza en población pediátrica y de jóvenes». «La autorización del uso de Moderna en la población de 6 a 11 años es una muy buena noticia dado que aumenta la posibilidad y la variabilidad de vacunas que puedan ser utilizadas en ese grupo de edades», afirmó Trotta sobre la autorización de la Administración Nacional de Medicamentos Alimentos y Tecnología (ANMAT) que se dio a conocer el sábado pasado.

En diálogo con Télam Radio, el médico señaló esta mañana que «la oferta de vacunas en Argentina sigue siendo muy alta, con lo cual podemos tener continuamente el programa de vacunación abierto y con una oferta variada de vacunas». Asimismo, Trotta indicó que el Hospital Garrahan comenzará a aplicar la vacuna Moderna para niños y niñas, «cuando el Ministerio de Salud de la Nación, junto con los ministros provinciales, establezcan los lineamientos técnicos de aplicación que seguramente será en dos dosis con una ventana de 28 días entre primera y segunda». El médico agregó: «Esto nos va a permitir darle cobertura a aquella población de chicos que presentan alguna patología de base, alguna preexistencia, como pacientes con enfermedad neurológica o con situación de inmunodepresión y podamos aplicar la vacuna de Moderna a ese grupo de niños».

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Por otro lado, el directivo del Garrahan manifestó que en las últimas semanas tuvieron en el hospital un «leve aumento de casos de la variante Ómicron en jóvenes de 12 a 18 años, todavía no es preocupante, pero si está aumentando la consulta en los hospitales de la red pediátrica de la Ciudad de Buenos Aires». También advirtió que se está observando «un aumento de casos de pacientes con influenza, en población pediátrica y de jóvenes, con sintomatología similar a coronavirus, pero que da negativo en los testeos para determinar la presencia de coronavirus», por lo que hay «una coexistencia de pacientes con influenza y otros con coronavirus».