La falta de vacantes en el distrito más rico del país, la inseguridad en la infraestructura, el ajuste sobre los menús escolares, la eliminación por decreto de la paritaria docente y el presupuesto educativo para 2019 con un recorte del 39,3% real por la inflación. Si se tiene en cuenta el contexto por el que atraviesa la educación pública en la Argentina, se puede afirmar que el Congreso Internacional de Educación de Río Grande es un remanso de ideas en medio de la tempestad.

Varios temas se analizaron durante la segunda jornada de debate. La primera en exponer fue la doctora en Psicología y Licenciada en Ciencias de la Educación, Flavia Terigi. Habló sobre la formación del saber pedagógico: “La escuela no es una creación, en el sentido de que alguien la organizó, sino el resultado de una serie de rasgos”, afirmó. En el desarrollo histórico que fue narrando, contó que como institución “es un lugar que hizo de encierro de los niños para resolver un vasto problema de orden urbano”, y puso el ejemplo de las 260 escuelas de la localidad de Moreno cerradas hasta que no estén dadas las condiciones de seguridad, luego de las muertes de Sandra y Rubén en la escuela 49: “Aquí tenemos un ejemplo de lo que significa que no haya escuelas. Es una experiencia bastante inédita para un educador del siglo XXI recorrer un distrito donde los niños están en las casas o en las calles, no tienen a dónde ir”, remató Terigi.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

También podés leer: Más de 2500 personas participaron de la apertura del Congreso Internacional de Educación

Más tarde, fue el turno de Orlando Balbo, un histórico docente comprometido con lo social y discípulo de Paulo Freire. Durante su exposición habló sobre el “saber pedagógico” y el “vaciamiento” que producen los gobiernos de este recurso. El poder “también viene a ‘Uberizar’ a la escuela y al trabajador docente”, advirtió.

En esta segunda jornada del Congreso las y los expositores, dejaron en claro que no solamente se vino a “teorizar” sobre políticas educativas, sino a exponer ejemplos concretos de que otra educación es posible.
Uno de esos casos fue la mesa integrada por docentes de la escuela 178 Martin Luther King, de Montevideo, Uruguay. “Nuestra escuela se organiza en dos tramos: de inicial a tercero y de cuarto a sexto grado. Apuntamos a la interrelación”, contó a Tiempo, la docente María Teresita Rímolli. “Nosotros tenemos una organización en las aulas distinta a la tradicional. Agrupamos a las y los niños de manera flexible, de acuerdo a los avances que van teniendo”. Esta escuela se encuentra en el barrio Casavalle, uno de los lugares más postergados de la ciudad de Montevideo. Rímolli destaca que son “un grupo de maestras y maestros estudiando y aprendiendo en colectivo, en un ida y vuelta permanente entre la teoría y la práctica y la praxis docente. Esto permite que avancen todos los alumnos, porque no solamente  apuntamos a los aprendizajes académicos, sino a la socialización, a la construcción de subjetividad: pensarse a sí mismo pero también con el otro”.

En la mesa moderada por la doctora en Didáctica de la Matemática, Patricia Sadovsky, se habló sobre el juego digital para el acceso y construcción de nuevos saberes. Las profesoras del INSPT de la UTN, María Galli; Paz Colla; y Marisa Conde, hablaron sobre las diferentes propuestas de enseñanza con mediación lúdica. “Trabajar con videojuegos, implica un despliegue de estrategias por parte del docente, porque el objetivo es que el alumno, a través del juego, pueda desarrollar todo un bagaje de habilidades cognitivas, socioemocionales y psicomotrices”, explicó Galli.

La mesa coordinada por la licenciada Graciela Favilli, abrió el espacio de exposiciones y experiencias. Marta Lescano, presidenta de la fundación FEPAÍS, moderó la charla. “Cuando hablamos de inclusión en educación decimos que no hay un talle único. Es pensar al otro con sus necesidades, sus ideas y sus formas de aprender. Nosotros, desde FEPAÍS, consideramos un modelo inclusivo no solamente de inclusión de personas con discapacidad, sino pensar a las personas con distintas habilidades, intereses, motivos, y sentidos”, dijo.

Una de las mesas más concurridas fue la que abordó la Educación Sexual Integral, encabezada por Graciela Morgade. La decana de la Facultad de Filosofía y Letras comenzó con una fuerte premisa: “Toda educación es sexual”. “La igualdad, cuando la pensamos política y filosóficamente, es una condición de partida. Desde los feminismos la igualdad fue criticada porque ningún concepto es abstracto”, expresó la especialista.

Gabriel Brener, uno de los organizadores del Congreso, destacó que durante la segunda jornada se superaron las 3.600 personas anotadas para participar del último día del encuentro. Además informó que el colombiano Marco Raúl Mejía realizará este sábado, como cierre del Congreso, “un conversatorio bajo el título ‘Subjetividades desde el Sur’, para analizar a la escuela como un ámbito de disputa y emancipación”.