Al igual que lo sucedido con la falta de computadoras o con el operativo Detectar por el aumento de casos de coronavirus en barrios vulnerables, Nación volvió a ofrecer su ayuda a CABA. Esta vez, para subsanar los errores del operativo de vacunación de adultos mayores en el Luna Park, que se vio envuelto en reclamos y extensas colas sin distanciamiento ni personal oficial que orientara. Mientras tanto, Provincia ya tiene inscripta a un tercio de la población con posibilidades de vacunarse.

Según pudo saber Tiempo, la ministra de Salud, Carla Vizzotti, se contactó con su par porteño Fernán Quirós para ponerse a disposición y colaborar con la organización y logística del plan de vacunación a esta población de riesgo en la ciudad de Buenos Aires. Quirós se comprometió a que mañana se dupliquen las bocas de vacunación para los adultos mayores.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El operativo, con escenas similares a la de aquella jornada de cobro de los jubilados en las primeras semanas de cuarentena aunque esta vez minimizadas por los grandes medios, viene luego de las críticas de docentes y personal de salud al plan de vacunación porteño. Más allá del reclamo de la semana pasada de Quirós a la Nación, para que cambien las prioridades de distribución y le otorgaran más dosis a la Capital Federal por tener más personal de salud y población mayor que otros distritos, los números indican que CABA cuenta con las dosis, pero en la práctica parece haber una incorrecta asignación de prioridades.

Por un lado, con la tercerización de aplicaciones en manos de privados, como los hospitales Italiano, Alemán, Británico, CEMIC, el Sanatorio Güemes, y las obras sociales Osecac y la Obra Social de la Ciudad. Como reveló este diario el domingo, el 17% de las aplicaciones que se aplicaron en CABA estuvieron a cargo de estos privados. A eso se suman las dosis que tiene el gobierno porteño y aún no aplicó: de acuerdo al Monitor Público de Vacunación, recibió 281.625 vacunas de Nación y aplicó 177.907.

Por otro lado, se suma el criterio de asignación: a diferencia de otros distritos, CABA prefirió vacunar a todo el personal de salud antes de continuar con otros grupos de riesgo como docentes, mayores de 60 o mayores de 18 con enfermedades preexistentes. Pero dentro de personal de salud incluyeron a los “autónomos”, que con solo una matrícula y DNI con domicilio en la Ciudad, podían acceder a la vacuna. Así, por ejemplo, numerosos psicólogos, kinesiólogos, nutricionistas, entre otros rubros, tomaron turnos en River Plate y ya están inmunizados. En ese club, una de las llamadas “superpostas” del distrito, como el Centro Cultural Recoleta, Parque Roca y ahora el Luna Park, vacunaron de a 400 profesionales autónomos por día, y superan los 47 mil inscriptos. Quien pase por la zona y vea la cola de gente para vacunarse, verá que la gran mayoría tiene menos de 60 años.

Con las personas mayores recién abrieron una web para anotarse cuando iban llegando las dosis, lo que generó estos desmanejos operativos y la gran demanda de este grupo poblacional. En Provincia, el sitio para anotarse comenzó en las últimas semanas del 2020, y según afirmaron ayer las autoridades bonaerenses, más de 3,8 millones de personas ya están preinscriptas. En total llevan aplicadas 726.665 dosis, de las cuales 592.609 son vacunados con la primera. Sólo el fin de semana asignaron 144 mil turnos para inmunizar a personal de salud, mayores de 70 años, menores de 60 con factores de riesgo, docentes y personal de seguridad.

La semana pasada el gobierno bonaerense incorporó nuevos puntos de vacunación. Se trata de 108 postas ubicadas en Universidades, Unidades de Pronta Atención (UPAs), polideportivos municipales, clubes, Estadio Único e Hipódromo de La Plata, espacios culturales, centros de jubilados, en reemplazo de las postas que estaban ubicadas en las escuelas. Además, continúan vacunando en hospitales provinciales y municipales, Puntos IOMA, y en Residencias geriátricas a cargo de PAMI.

En este momento los grupos prioritarios son: personal de salud de Unidades de Cuidados Intensivos; el resto del personal de salud; mayores de 70 años; docentes con factores de riesgo; mayores de 60 años; y menores de 60 años con factores de riesgo.

La confianza de la población es clave, teniendo en cuenta que la vacunación es optativa. Con los más de 3,8 millones de preinscriptos en la web Vacunate, la Provincia ya tiene anotada a un tercio de su población posible de vacunarse, que en total son 12 millones de personas. Si le sumamos embarazadas, lactantes, aquellos con enfermedades agudas o reacciones alérgicas graves, hipersensibles a cualquier componente de la vacuna, o menores de 18 años, la población total asciende a 17 millones.