La Policía de la Ciudad realizó este viernes un nuevo allanamiento en el Sanatorio La Trinidad con el objetivo de encontrar la filmación de la endoscopía que le realizaron a la periodista y diputada porteña Débora Pérez Volpin, quien murió durante ese procedimiento el martes pasado.

Según informaron fuentes policiales, el allanamiento es el segundo que se realiza en 48 horas y estuvo instruido bajo la Fiscalía Criminal y Correccional 51, a cargo de la fiscal Nancy Olivieri. Además, se supo que los efectivos tienen la orden de retirar fotos y todo el material que pudiera ser útil para la causa judicial, que busca establecer las causas de la muerte de Pérez Volpin.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El allanamiento fue pedido por los abogados de la familia de la periodista y avalado por la fiscalía, quienes quieren saber sí existen pruebas sobre cómo se realizó el procedimiento fatal. Fuentes allegadas a la causa informaron que el video de la endoscopía no se encuentra agregado al expediente, aunque desconocen si es porque “el material no existe o porque no se retuvo durante el allanamiento”.

Mientras tanto, en la Legislatura de la Ciudad, familiares, allegados y colegas despedían y trasladaban el cuerpo hacia el cementerio de Chacarita, donde será enterrado. “Queremos agradecer de corazón por este reconocimiento a Débora y por acompañarnos con respeto”, expresó el periodista Enrique “Quique” Sacco, pareja de Pérez Volpin, minutos antes del comienzo del cortejo fúnebre.

Las puertas de la Legislatura se abrieron este viernes a las 10 de la mañana y por el salón Juan Domingo Perón, donde se realizó el velatorio, pasaron cientos de personas entre familiares, compañeros, personalidades y ciudadanos que quisieron despedirse. También estuvieron sus dos hijos, Agustín y Luna, junto a su padre, el camarógrafo Marcelo Funes.

“Agradecemos a los ciudadanos comunes que se acercaron, que se vinieron de Gerli, de Morón hasta de Salta, a los ‘remolones’ como diría ella. A Débora no la vamos a despedir, vamos a celebrar siempre su sonrisa de buena persona”, expreso Sacco. Y agregó: “Es muy difícil entender lo que ha pasado, el país está conmocionado. Desde ilustres profesionales a personas comunes y ese apoyo es nuestra tranquilidad y nuestra fuerza para seguir adelante”.

Por otra parte, Pérez Volpin, tuvo un homenaje frente a las puertas de Canal 13, donde trabajó durante más de veinte años, cuando el cortejo fúnebre que trasladaba sus restos hacia el cementerio fue despedido por casi un centenar de personas y sus ex compañeros.

En relación a la causa judicial que investiga las causas de la muerte, Diego Pirota, abogado de la familia dijo que “si ingresa una persona sana que no presenta ninguna lesión a realizarse un procedimiento y 18 minutos después fallece y encuentran que hay lesiones en el esófago y en el estómago, no tengo ninguna duda de que esas lesiones se provocaron durante el procedimiento y necesitamos una explicación seria”.

Luego, Pirota agregó: “Ahora, si esas lesiones se provocaron por una imprudencia o por razones naturales del procedimiento lo desconocemos, pero doy por sentado que esas lesiones existen por una cuestión lógica y por lo que informaron los peritos, aunque todavía no se puede saber qué pasó con Débora. Hoy las medidas tienen que ver con cuestiones de la medicina; la semana que viene estarán los resultados del análisis de los tejidos más las conclusiones de la autopsia y a partir de lo que la ciencia nos diga la causa va a poder tomar un curso de acción y trazar un horizonte. La familia necesita saber qué pasó, y si la verdad dice que no hay ningún responsable lo va a aceptar, no está buscando venganza ni un culpable, sino saber la verdad”.

Según amplió Pirota, tras la muerte de la periodista, “la explicación” por parte de los médicos fue “esto nunca me sucedió”, “no entiendo qué pudo haber pasado”, “hice todo lo que tenía que hacer”. Ante esto, el letrado expresó: “Es entendible por el contexto, la preocupación, la angustia pero 72 horas después necesitamos una explicación seria”.

Por su parte, Ernesto Da Ruos, médico gastroenterólogo y uno de los peritos de la familia que participó la de autopsia realizada el miércoles, sostuvo que “no se sabe de qué murió Pérez Volpin”.

“Todavía no se tienen todos los informes correspondientes para decir que hubo una mala praxis en el método de la endoscopia así que estamos esperando lo que diga la histopatología (estudio de los tejidos conocido como biopsia) que nos va a decir si una lesión que se encuentra es nueva, vieja o si se produjo en el procedimiento o tiene una enfermedad de base”, explicó el especialista.

Da Rous señaló también que “la paciente entró con un dolor abdominal y se siguieron todos los pasos correspondientes desde los más sencillos hasta la indicación de este estudio”. Y consultado sobre si el procedimiento fue filmado, sostuvo que “no tenemos con certeza si el estudio fue filmado” y describió que “esto nos daría la pauta de qué pasó”.

Según dijo el médico, el resultado del estudio de los tejidos se conocerá el viernes próximo por lo que “las conclusiones finales estarán cuando esté la histopatología más las conclusiones de la autopsia y se va a tener un diagnóstico certero de lo que pasó”.

“Por lo que se vio, no habría, a priori, responsabilidad de la anestesia pero eso también lo va a determinar anatomía patológica del hígado y riñón y los flujos que se extraen para el estudio”, finalizó Da Rous.