El Papa Francisco pidió este martes en la conferencia climática COP26 que el mundo trabaje junto con “acciones solidarias” y un compromiso especial de los países más ricos porque, sostuvo, los daños causados por la pandemia y el cambio climático son comparables a los de “un conflicto global”.

El pontífice no participó presencialmente en la cumbre de líderes de la COP26 en Reino Unido pero sí envió un mensaje escrito que fue leído hoy por su secretario de Estado, Pietro Parolin, durante el segundo y último día de la cumbre en la ciudad escocesa de Glasgow.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Nuestro mundo pospandémico será necesariamente diferente. Es ese mundo que debemos construir ahora, juntos y debemos empezar recociendo nuestros errores pasados. Algo similar podría decirse de nuestros esfuerzos para enfrentar el problema global del cambio climático. No hay alternativa. Podemos alcanzar los objetivos alcanzados por el Acuerdo de París solo si actuamos de manera coordinada y responsable”, aseguró el Papa.

“Estamos frente a un cambio de época, un desafío cultural que demanda un compromiso de parte de todos, pero particularmente de aquellos países que poseen más medios. Esos países deben tomar un rol de liderazgo en las áreas de financiamiento climático, descarbonización del sistema económico y las vidas de las personas, la promoción de la economía circular y dar apoyo a los países más vulnerables que trabajan para adaptarse al impacto del cambio climático y responder a las pérdidas y daños que éste causó”, continuó.

Para Francisco, “las heridas infligidas sobre la familia humana por la pandemia de Covid-19 y el fenómeno del cambio climático son comparables a los que resultarían de un conflicto global”. Por eso, pidió tener “esperanza y coraje”, y “una conversación tanto individual como comunitaria” sobre cómo enfrentar estos problemas.

Propuso “una transición hacia un modelo de desarrollo más integral e integrador, basado en la solidaridad y la responsabilidad.

“Una transición que debe tomar seriamente en consideración los efectos que tendrá sobre el mundo del trabajo”, agregó y alertó: “Ahora es el momento de actuar, de manera urgente, con coraje y responsabilidad. (…) Ahora es el momento de decisiones que den razones para tener esperanza y confianza en el futuro”.