La Asociación Mutual “Mario Cafiero” es la primera gestionada y constituida por personas liberadas en el país. Son alrededor de setenta cooperativas que producen distintos bienes y servicios a la comunidad. Fue posible por el esfuerzo y la perseverancia de quienes transitaron el encierro punitivo. Organizaron el trabajo de la nada, lo sostuvieron en el tiempo y generaron valor.

“El sector de personas liberadas es muy sensible. Somos el 20% de la población total que pasamos por las cárceles y sufrimos muchas injusticias sociales a lo largo de nuestras vidas”, explicó Matías Dimicroff, secretario de la mutual y referente nacional del Frente de Liberados del Movimiento Evita, integrante de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP). “Hasta el momento logramos formar más de sesenta cooperativas que emplean a unos 1.500 compañeros, compañeras y familiares”, agregó.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Brindamos productos y servicios a la sociedad”, dijo Dimicroff, a Tiempo. Y puntualizó en que el principal objetivo es asegurar “la previsión social como está estipulada en los convenios colectivos de trabajo que nos dejó el peronismo”.

Don Orione es un barrio que está ubicado en la localidad de San Francisco de Asís, en el partido de Almirante Brown. Es un lugar muy humilde “que tiene a muchos vecinos y vecinas que están en las cárceles, es un sector muy castigado”, aseguró el secretario de la mutual. “Allí nos cedieron unos terrenos y armamos unos galpones para la industria. Es un polo productivo que empleará a más 2.000 personas liberadas y a sus familiares”, enfatizó.

“En este predio realizamos el lanzamiento de la mutual. El barrio fue fundado por la última dictadura cívico-militar”, repasó Dimicroff. Aseguró que pueden mostrar que toda la violencia que sufren los vecinos, “se puede revertir ganando derechos a través de la organización y el trabajo”.

Lidia Pérez es prosecretaria de la mutual y contó que es la primera «creada y gestionada por personas liberadas en todo el país. Es un organismo de previsión social para más de sesenta cooperativas de personas liberadas”. La misma es de magnitud nacional, “abraza y le da trabajo a miles de personas que atravesaron la cárcel y ahora son parte de un proceso laboral que genera riqueza y desarrollo en la Argentina”.

“Brindaremos servicios de salud, farmacia, turismo, capacitaciones, proveeduría, crédito, cortejos fúnebres, entro otros”, detalló Pérez. También expresó que el sector de personas liberadas será lo más «parecido y cercano a la gremialidad, generando mejores condiciones para el desarrollo humano de quienes son parte de los procesos productivos que fuimos creando. El nacimiento de la mutual es un hecho histórico”, cerró la mujer.

“Hace tiempo veníamos viendo un horizonte cooperativista, autogestivo y productivo. Con el trabajo encontramos el modo de decirle a la sociedad que a la cárcel no volvemos más”, dijo Claudio Castaño, tesorero de la mutual. Y continuó repasando que después de haber tenido varias charlas “con el querido y fallecido Mario Cafiero, que fue el presidente del INAES, y viendo las producciones que hacemos, nos propusimos armar la mutual”.

“Después de tantas idas y vueltas, cientos de asambleas y charlas colectivas, lo pudimos concretar. El objetivo que compartimos es para el bien común”, aseguró Castaño. Remarcó que es un espacio que brinda “acompañamiento a quienes salen de las cárceles”. Allí las personas serán formadas en distintos “oficios y posteriormente incluidas en nuestras cooperativas”.

“Nos unimos con mucho compromiso, respeto y solidaridad, que son las herramientas de dónde viene el cooperativismo”, explicó el tesorero. Así se creó la mutual que además de brindar bienes y servicios ofrece acompañamiento interdisciplinario. “Formaremos nuevos sectores de producciones para que todas las personas que están en las cárceles, cuando salgan tengan un lugar a dónde ir”, finalizó Castaño.

Según Alexandre Roig, presidente del Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES), «la constitución de la Asociación Mutual “Mario Cafiero» es una de las grandes herramientas que tiene el sector de personas liberadas para organizar el trabajo que ya se está haciendo en muchísimas cooperativas. Los datos que tenemos muestran que todas aquellas personas que pasan por el proceso del cooperativismo no vuelven a la cárcel y baja la reincidencia un 2 %.»

«Esto confirma un elemento clave del proceso de libertad que obviamente es la necesidad del trabajo, pero también y ante todo, la necesidad de formar un colectivo. Esto es lo que garantiza un proceso mutualista y cooperativista. La verdad que para nosotros es muy importante y alentador», aseguró Roig.