Estudiantes del Colegio Carlos Pellegrini tomaron la escuela por tiempo indeterminado en rechazo al nombramiento del profesor de Educación Física Roberto Rodríguez en el cargo de “asesor académico” en la Secretaría de Educación Media de la Universidad de Buenos Aires (UBA). El docente fue acusado por los alumnos de «consumir pornografía infantil», pero las autoridades de la institución advirtieron que la medida es «extrema e inconducente» porque hasta el momento no hay denuncia judicial.

Este martes, representantes del Centro de Estudiantes tienen previsto mantener una reunión  con la rectora, Ana Barral, para “exigir” una respuesta institucional sobre el caso.

La reacción de los estudiantes surgió al conocerse que Rodríguez había sido designado en la  Secretaría de Educación Media de la UBA. «Una vez más el Rectorado demostró la impunidad que le otorga», publicó el Centro de Estudiantes en un comunicado.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Los alumnos tuvieron el apoyo de un grupo de padres quienes manifestaron su “asombro, preocupación y malestar por el nombramiento” del docente de Educación Física al cargo superior, tanto como del Centro de Estudiantes del Colegio Nacional Buenos Aires. 

Las autoridades del colegio sostuvieron que no hay denuncias formales ni informales en contra del docente, y enviaron una carta a los padres explicando que la medida de fuerza de los alumnos es extrema y «vulnera el derecho a la educación y dinamita instancias de diálogo necesarias». Además, insistieron en que tanto la escuela como la Universidad de Buenos Aires tienen vigente el “protocolo de acción institucional” que se aplica para prevenir e intervenir “ante situaciones de violencia o discriminación de género u orientación sexual”.

El Centro de Estudiantes argumentó que la acusación no es reciente: el docente había sido señalado por seguir sitios de pornografía infantil a través de su cuenta de Twitter. En esa oportunidad, Rodríguez radicó una denuncia en la comisaría 3ra de la localidad de Victoria, San Fernando, y denunció un posible hackeo de su teléfono celular. Sin embargo, posteriormente renunció a su cargo como vicerrector del Colegio Nacional Buenos Aires aunque mantuvo su cargo como profesor de Educación Física.

Esta vez, los estudiantes denunciaron al docente por supuesto consumo de pornografía infantil, un delito que –tras la modificación del artículo 128 del Código Penal en marzo del 2018 (Ley 27.436)- está penado con 4 meses a 1 año de prisión.

* Nota escrita por Andrea Reyes en el marco de las prácticas pre-profesionales de estudiantes de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV) en Tiempo.