La pobre empatía de los ricos

El debate del momento es entre quienes creen que el Estado es una molestia y quienes lo necesitan para igualar la balanza. La ciencia tiene algo para decir sobre los sentimientos de quienes creen que se bastan solos.
1 de Abril de 2020
En marzo de 2012 los psicólogos sociales Paul Piff y Dacher Keltner presentaron un paper en la revista de la Academia de Ciencias de Estados Unidos muy revelador sobre el comportamiento de los millonarios. En concreto, estos investigadores de la Universidad de California en Berkeley querían determinar qué clase social tiene más probabilidades de mentir, engañar, robar, cuál tiene mayor empatía con los más vulnerables.

El primer ejercicio fue relativamente sencillo: se pararon en un muy transitado cruce de avenidas de la ciudad y encontraron que los conductores de automóviles de lujo -tanto varones como mujeres- eran más proclives a sobrepasar a los otros automovilistas sin esperar su turno en la fila. También descubrieron que esos mismos conductores acostumbraban con mayor frecuencia a adelantarse a los peatones que intentaban cruzar.

En otro análisis -que resumió Daisy Grewal en la revista Scientific American- los investigadores analizaron a un grupo de personas a las que les dijeron que se compararan con quienes estaban mejor y peor que ellos. Luego les mostraron objetos tan apreciados como...chocolates. Podían llevarse los que quisieran de un frasco a condición de que los que sobraran iban a ser entregados a chicos de un colegio cercano.

“Los que pensaban que tenían mejor posición que los demás se llevaron más y dejaron menos para los niños”, destacaron los expertos.

Otro estudio consistía en sondear la respuesta de un grupo de personas ante dos videos. En uno, alguien explicaba cómo construir un patio, en el otro había niños enfermos de cáncer. Los “conejillos de indias” de menores ingresos y educación mostraban mayor compasión ante los pequeños que el resto.

Al mismo tiempo, Piff y Keltner anotaron que las personas más ricas tendían a estar más de acuerdo con afirmaciones como que la codicia es moralmente aceptable y está justificada porque es beneficiosa para la sociedad, como decía Gordon Gekko, el personaje de la saga Wall Street.

¿Qué explicación dieron los científicos? En principio, que la riqueza y la abundancia les dan una sensación de libertad e independencia de la que carecen los menos favorecidos en el reparto de riquezas.

Un año más tarde, en 2013, el economista francés Thomas Piketty sacudió la estantería con su libro El capital en el siglo XXI, donde presenta con datos e información verificada algunas cuestiones claves del modelo economico que rige en el mundo. Y entre ellas destaca que el capitalismo actual está conformado por un grupo cada vez más reducido de millonarios -el 1% de la sociedad-  que no constriuyeron su fortuna. Simplemente la heredaron.

Y con esa herencia, adquirieron comportamientos egoístas extremos sin la menor empatía por los demás. Simplemente no pueden ni les interesa comprender a ese mundo que pulula fuera de sus castillos.

El ejemplo de este tipo de personaje a nivel internacional es sin dudas Donald Trump. Pero huelga recordar también que si algo caracterizó a la gestión que dejó la Casa Rosada el 10 de diciembre pasado es la abrumadora mayoría de herederos, desde el presidente para abajo.

Hay una línea que une las actitudes de aquel rugbier violento contra un portero de su edificio de la localidad de Vicente López con el empresario de Vicentin que salió a pasear en su yate en plena cuarentena, el surfer escapó de la escolta policial para irse a Pinamar y el habitante de un country que llevaba a la empleada doméstica en el baúl del auto.

Todos ellos muestran una resistencia visceral a los controles e identifican en el Estado a esa institución que solo cobra impuestos y debe vigilar, pero a los de abajo. Pueden llegar a argumentar que nadie les regaló nada, pero en realidad todo les vino servido desde la teta. Y como todo lo tuvieron servido, no solo carecen del sentimiento necesario para comprender al que sufre, tampoco creen que deben rendir cuentas de sus actitudes individuales.

El ser humano es el más desvalido de los animales de la Tierra, el que más necesita de los demás para poder sobrevivir hasta desenvolverse por las suyas. Sin embargo, la riqueza -o la aspiración a parecer rico- como en ese trabajo de Piff y Keltner, brinda la sensación de que no se necesita de nadie más.

De eso se trata el gran debate en estos tiempos de cuarentena. De quien sabe que necesita de los otros y de quien cree que se basta por sí mismo.

Uno de los ideólogos locales de esta posición individualista en la Argentina seguramente es el economista Roberto Cachanosky, quien venía agitando desde hace varios días la necesidad de que “los políticos” recorten sus ingresos y pretende aprovechar la volada para hacer una profunda reforma del Estado. Fue el que puso una cifra -6.000 millones de dólares- que según dice, se ahorraría bajando sueldos en la función pública.

Por esos días de consecuente lucha de tinte libertario- hay que remarcar que siempre estuvo de ese lado de la vereda- el hombre también despotricaba contra las limitaciones a la circulación de personas decretada por el gobierno nacional.  Para ello, en una cuenta muy activa que maneja en la red social del pajarito, recurrió a la Constitución nacional y recomendó releer a Juan Bautista Alberdi.


Antes había salido en defensa del joven surfer.
Como muchos que cacerolean para exigir la baja de salarios a la dirigencia política y otros tantos “traviesos” que buscan el modo de burlar las disposiciones sanitarias , esta línea de pensamiento se basa en el argumento de que un ciudadano es libre de hacer lo que le venga en gana y nadie tiene derecho a impedirlo. Que ellos son fuertes y atléticos y si los apuran, alimentan la certeza de que después de todo, si se contagian es su problema. Algo así dice Jair Bolsonaro.

Ante una pandemia como la del coronavirus, no se trata de que un individuo decida hacerse el valiente o el rebelde sin causa, sino de que el Covid-19 puede arrastrar a los que están cerca.

Es cierto que estamos todos en el mismo bote, pero como insinuaba aquel viejo chiste de Quino, no todos quieren remar y algunos tratan de hacerle agujeros de puro mal criados, como dirían las abuelas.Es cierto que estamos todos en el mismo bote, pero como insinuaba aquel viejo chiste de Quino, no todos quieren remar y algunos tratan de hacerle agujeros de puro mal criados, como dirían las abuelas.
Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS