Tarta tricolor de brócoli, remolachas y zanahorias

Llegan los colores para la primavera y la receta de Tiempo se pone en sintonía. 

20 de septiembre de 2020

Había una vez tres vegetales: brócoli, remolacha y zanahoria. Cada uno con su personalidad a flor de piel, su saborcito único, su color. Verduras muy saludables, psicológicamente hablando, claro. Un día se encontraron en una tarta y se llevaron de perlas, sin peleas y sin pegotearse tampoco. Es una historia con final feliz…

Para la masa
Precalentar el horno a 180°
Mezclar en un bowl los ingredientes secos, incorporar en el medio el aceite de oliva y agregar de a poco el agua fría para tomar la masa, hasta formar un bollo que se despegue de las paredes, que sea blando y semejante a la textura de la plastilina. En lo posible, dejar reposar 20 minutos en heladera.
Forrar el molde o tartera estirando el bollo con los dedos, hasta cubrir fondo y paredes con una capa delgada. Blanquear la masa en el horno: esto quiere decir cocerla apenas, hasta que se seque, pero es muy importante no dorarla.

Para el relleno

Cocer al vapor remolachas, brócoli y zanahorias. Si preferís podés hervirlos pero no es tan saludable; también podés asar todo al horno, excepto las zanahorias, pero requiere un poco más de cancha.
Procesar, licuar o minipimerear las zanahorias hasta obtener un puré liso. Agregar, según el gusto de cada quien, el huevo, la chilinaza y/o dos cucharadas de queso blanco. Esto es el ligue de nuestra tarta.
Para armar la tarta
Ubicar sobre la masa blanqueada las remolachas, cortadas en cuartos u octavos según su tamaño. Cubrir con el “ligue” de zanahorias.
Colocar las flores de brócoli sobre toda la superficie, y terminar si se quiere espolvoreando con queso rallado, semillas o alguna especia (por ejemplo, pimentón dulce). Hornear a 200° entre 20 minutos y media hora: es una tarta baja, donde las verduras ya están cocidas, así que no requiere demasiada cocción.

Ingredientes

Para la masa

l 1 taza de harina integral

l ½ taza de avena arrollada entera

l sal y pimienta a gusto

l 1 cucharadita de cúrcuma

l 75 cc. de aceite de oliva

l 100 cc (según pida la masa) de agua fría

l 3 cucharadas de semillas: yo usé de girasol y de zapallo

Para el relleno

l 5 remolachas pequeñas o 3 grandes

l 1 atado de brócoli

l 2/3 taza de puré de zanahorias

l 1 huevo o su equivalente en chilinaza

l opcionales: queso blanco en el relleno y queso parmesano para terminar.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

Tiempo Audiovisual