La Cámara Federal de Casación Penal le cerró una nueva puerta a la pretensión de libertad del exvicepresidente Amado Boudou, detenido y cumpliendo una condena a cinco años y diez años de prisión por la denominada “Causa Ciccone”.

La Sala Cuarta del máximo tribunal penal, con las firmas de los jueces Mariano Borinsky, Gustavo Hornos y Javier Carbajo, declaró “inadmisible” un recurso planteado por el abogado de Boudou, Alejandro Rúa, para llevar el reclamo de excarcelación hasta que la condena quede firme por la Corte Suprema de Justicia.

El planteo de Rúa fue receptado por el propio fiscal ante la Casación, Javier De Luca, pero los jueces resolvieron en contra.

Boudou fue detenido inmediatamente después de conocido el veredicto del tribunal oral que lo condenó por “cohecho y negociaciones incompatibles con la función pública”. Poco después recuperó la libertad porque la condena no estaba firme, pero la misma sala de la Casación (aunque con una integración diferente) lo volvió a meter preso, a pedido de la Unidad de Información Financiera (UIF) y de la Oficina Anticorrupción (OA).

“La defensa particular de Amado Boudou presentó recurso extraordinario federal por considerar que la sentencia de esta Sala IV resulta equiparable a definitiva y fue dictada por el máximo tribunal de la causa. Además consideró que se encuentra en juego una cuestión de índole federal relacionada con la violación al derecho de la libertad ambulatoria y la prohibición de aplicar penas antes de obtener una sentencia condenatoria firme –principio de inocencia-“.

El tribunal reconoció todas esas situaciones, pero consideró que “si bien el recurrente alegó agravios, que a su entender implican una cuestión federal suficiente (derecho a la libertad ambulatoria, derecho de defensa en juicio, derecho al debido proceso legal y principio de inocencia –todos amparados por la Constitución Nacional), no se advierte que se encuentre fundada tal pretensión”.

Se trata –coincidieron los camaristas- de “meros juicios discrepantes con el criterio adoptado, lo que no implica de suyo acreditar relación directa e inmediata entre la materia del pleito y la cuestión federal que invoca”.

Así, el tribunal declaró “inadmisible” el recurso, cerrando de esa manera el camino para la revisión por parte de la Corte Suprema.

Boudou tiene aún una posibilidad de llegar hasta el máximo tribunal, mediante un recurso de “queja”, que tiene mínimas posibilidades de forzar una revisión de su situación.