El secretario general de la Unión Obrera Metalúrgica, Antonio Caló, fue uno de los dirigentes sindicales que marchó al Monumento al Trabajo junto a las columnas de trabajadores confederados y también de movimientos sociales que tienen el objetivo de formar parte de la CGT. En ese marco, en el cual se leyó un documento consensuado centrado en “Desarrollo, Producción y Trabajo”, el dirigente se pronunció a favor de fomentar un nuevo acuerdo social entre el movimiento obrero organizado, los empresarios y el Estado, no sólo en línea con parte del posicionamiento de la CGT, sino también, en consonancia con las expresiones de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien, el sábado, en el Encuentro Nacional de Jóvenes de la Cámpora, en la exEsma, abogó por “refundar un pacto entre el capital y el trabajo”.

“Estoy completamente de acuerdo con el análisis de Cristina. Nosotros, en la CGT, estamos proponiendo hacer un acuerdo social con los empresarios y el Estado, todos juntos para que de una vez por todas arranquemos el país para adelante. Porque, no puede ser que nosotros, hace muy poco, pudimos corregir los salarios en un 50 por ciento, y al otro día la inflación fue del cuatro por ciento. ¿Qué motivo hay para que la inflación sea del cuatro por ciento? La luz no aumentó, la nafta tampoco, el gas no aumentó, los colectivos tampoco. Así que eso es algo para estudiar a fondo y analizar por qué, en cuanto hay un aumento a los trabajadores, enseguida los precios saltan por los aires”, remarcó Caló a la señal C5N.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En relación a la movilización, el dirigente evaluó: “Era algo que esperábamos, que hubiera muchísima gente, que los compañeros participen. Y acá está la muestra. Ellos quieren conmemorar y acompañar. Esto es una muestra del acompañamiento a los dirigentes gremiales, al Gobierno, y también es una muestra del proyecto de la CGT, con producción y trabajo”.

El dirigente, además, también se manifestó en relación al pronunciamiento del Papa Francisco a favor de la implementación de un llamado salario universal, así como de la reducción de la jornada laboral. “Bienvenido sea lo del Papa. Él lo dijo y lo vamos a tratar de estudiar. La CGT tendrá que analizar y veremos lo que podemos hacer…”, expresó.

Por último, Caló fijó cautelosamente su postura respecto al inminente recambio de autoridades de la CGT, en noviembre próximo. Consultado sobre si él mismo se ve dentro de un nuevo triunvirato, el dirigente metalúrgico señaló: “Eso lo van a decidir los compañeros. La propuesta que hice, muy respetuosamente, es que, si hay un triunvirato, tiene que haber un representante de la industria, uno de transporte y uno de empleados de comercio. No tengo problema, ojalá que así sea. Y si no, uno tiene que aceptar lo que diga la mayoría”.