El Tribunal Oral Federal número tres absolvió al ex desarmador de autos y hoy abogado Carlos Telleldín por la acusación de haber vendido la camioneta supuestamente utilizada como coche-bomba para volar la sede de la AMIA sabiendo cuál sería el fin que los compradores le darían a ese vehículo.

Telleldín fue absuelto por segunda vez. En la anterior, otro tribunal había anulado toda la causa, pero la Corte Suprema rescató una parte inicial y desde allí edificó un nuevo juicio en el que el imputado resultó absuelto.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Para los jueces Andrés Basso, Javier Ríos y Fernando Canero, Telleldín  no cometió el delito por el que fue acusado. El fallo, además, ratificó que la voladura de la mutual judía fue un delito de “lesa humanidad” y, en consecuencia, imprescriptible. La consecuencia directa del fallo es que Telleldín es inocente; ergo, los responsables (especialmente los que proveyeron los medios desde la Argentina para que el ataque se perpetrara) no sólo están libres sino que ni siquiera están identificados.

El atentado a la AMIA, perpetrado el 18 de julio de 1994, causó la muerte de 85 personas y heridas a cientos. Según la Justicia Argentina, el ataque fue ideado por funcionarios iraníes de un gobierno que ya no está al frente de aquel país, y contó con la colaboración de una denominada “conexión local”.

Telleldín era, por entonces, un desarmador de automóviles que solía tener vínculos con efectivos de la Policía Bonaerense. La supuesta camioneta utilizada como bomba pasó por sus manos y por eso pasó más de una década detenido. En el ínterin, recibió un pago de más de 400 mil dólares por parte de autoridades judiciales y políticas con fondos reservados de la SIDE –la agencia de inteligencia de por entonces- para involucrar falsamente a uniformados provinciales en el ataque.

Ese hecho, el pago ilegal, hizo caer el primer juicio. La investigación se reanudó desde ese momento, pero llegó a un resultado idéntico: no hay condena para Telleldín.

“Reitero como en 2004 de mi inocencia total y absoluta en este terrible atentado”, dijo Telleldín al pronunciar sus últimas palabras antes de conocer el veredicto.

Los acusadores, querellantes y fiscalía, habían pedido para él penas que iban desde los 20 años de cárcel a la prisión perpetua. Los fundamentos de la decisión del tribunal se conocerán el 26 de marzo del año próximo.

AMIA y DAIA repudian la absolución de Telleldín

Las instituciones representativas de la comunidad judía AMIA y DAIA rechazaron hoy el fallo que absolvió al abogado y exreducidor de autos Carlos Telledín. Para las instituciones comunitarias que participaron del juicio como querella unificada, la decisión del Tribunal Oral Federal (TOF) 3 “consagra, de manera vergonzante, el camino de la impunidad”, según expusieron en un comunicado difundido a las pocas horas de la lectura del fallo.

“La absolución de quien participó en la entrega de la Trafic que hizo volar la sede de Pasteur 633 en lo que fue el peor atentado terrorista en la historia del país es un hecho hondamente lamentable, que añade más dolor y genera un desconcierto inexplicable ante los elementos probatorios presentados”, sostuvieron.

En su alegato, la querella unificada de AMIA y DAIA había considerado que Telleldín fue partícipe necesario de los delitos de estrago doloso seguido de muerte, lesiones gravísimas, graves y leves calificadas, y daños; por lo que había reclamado que se lo condenara a veinte años de prisión.

“En total desacuerdo con el veredicto, las instituciones comunitarias rechazan la decisión del Tribunal, y recuerdan que seguirán, indeclinablemente, en el camino forjado a lo largo de todo este tiempo, para lograr justicia y condenar a los autores intelectuales y materiales de la masacre y a quienes colaboraron para que el atentado pudiera concretarse”, aseguraron al anunciar que apelarán el fallo.