De manera exprés y con menos épica que en la Cámara de Diputados, el Senado de la Nación convirtió este jueves en ley el proyecto que exime del Impuesto a las Ganancias a 1.267.000 trabajadores registrados con salarios de hasta $150.000. La norma también abarca a los jubilados que perciban un ingreso por debajo de los ocho haberes mínimos. Juntos por el Cambio acompañó con su voto, pero durante el debate en el recinto realizó duras críticas a la gestión del gobierno nacional.

La iniciativa presentada en Diputados en febrero por el Frente de Todos fue  impulsada en su inicio por Sergio Massa. Se debatió en paralelo con el proyecto elaborado por la AFIP que reforma el régimen de Monotributo. El gobierno logró aprobar los proyectos con un amplio apoyo de 66 votos positivos y una sola abstención, del senador del PRO Esteban Bullrich.

A diferencia del tratamiento del pasado sábado 27 de marzo en la Cámara Baja, al debate en el cuerpo que preside Cristina Fernández no asistieron el ministro de Economía, Martín Guzmán, ni la directora del organismo de recaudación, Mercedes Marcó del Pont.

Según pudo averiguar Tiempo, las ausencias fueron motivadas por las preocupaciones por el  crecimiento de casos de Covid 19. Es el mismo motivo por el que la semana que viene el Senado podría entrar en un pequeño receso hasta el mes de mayo.

El debate contó con 25 oradores y comenzó alrededor de las 17 horas con la exposición del senador del oficialismo Carlos Caserío. Es el titular de la Comisión de Presupuesto y Hacienda. Dijo que era “una muy buena noticia para 3,7 millones de personas que se acogen a este régimen”.

En ese punto explicó:  “Es un proyecto que traerá mayores ingresos y se traducirá en movimientos económicos de la mano de un mayor consumo, siendo una contribución para que el Estado tenga más recursos y disminuya el gasto público porque va a tener menos necesidades que atender”.

El senador, que termina este año su mandato, destacó la política del presidente Alberto Fernández. Y cuestionó la promesa de campaña formulada en su momento por el expresidente Mauricio Macri, que había prometido eliminar el pago de este tributo los asalariados.

“La última gestión de Macri recibió 12% de trabajadores tributando y terminó con 23,4%. Es decir que duplicó en 4 años la cantidad de trabajadores que debían tributar, cuando su promesa de campaña fue que iba a eliminar el impuesto a las ganancias”, señaló Caserio.

Desde Juntos por el Cambio, varios senadores plantearon la “falta de una hoja de ruta” en las políticas de Alberto Fernández. “Entiendo la cuestión de arrastre, la pandemia, la deuda, pero quiero decirles que gobiernan hace un año y cuando uno gobierna también tiene que tener un principio de realidad”, manifestó el presidente del bloque, el formoseño Luís Naidenoff.

La radical Silvia Elías de Pérez, por su parte, disparó: “Durante el año 2020 siguió el camino de aumento de impuestos, un festival para todos y todas”.  “No obstante venimos a aportar en todo lo que implique llevarle un poco de oxígeno a las familias en Argentina, pero sepan que hay varios errores que se podrían haber subsanado. Nos preocupa el desorden que se ve en las finanzas públicas”, agregó.

Según los cálculos proporcionados por el Ministerio de Economía, la nueva ley beneficiará a 1.267.000 trabajadores y jubilados. Esto implica que el 93 por ciento de los trabajadores estará libre del tributo y 200 mil jubilados, que actualmente lo abonan, dejarán de hacerlo.

El beneficio será retroactivo al primero de enero de este año. Lo que quiere decir que la AFIP reintegrará lo que hayan pagado los trabajadores a partir de esa fecha en adelante. La norma establece una escala de aplicación que alcanzará a los ingresos hasta 173 mil pesos. De este modo, habrá otros 250 mil trabajadores beneficiados por la nueva escala. En tanto que en el caso de los jubilados, el 0,4%, va a pagar ganancias, es decir, aquellos que estén por encima de las 8 jubilaciones mínimas.

Monotributo

En la misma votación se aprobó la reforma del régimen de Monotributo que propone actualizar los topes de cada categoría y crea un puente para facilitar el ingreso de contribuyentes al régimen general.

La iniciativa contempla la actualización para las escalas y montos del monotributo correspondientes al período 2020, que comenzarán a regir cuando la ley sea promulgada por el Poder Ejecutivo.

La reforma establece que para los monotributistas cuya facturación supere el límite más alto del régimen, hasta un 25%, se contemplará que puedan mantenerse en su actual condición durante el período fiscal 2021.