Los «curas villeros» del Área Metropolitana le enviaron una carta al gobierno nacional por el Día del Trabajador para expresar la necesidad de resolver de manera “urgente” el tema del desempleo.

En un pronunciamiento por el 1 de mayo, los curas de la pastoral de villas de Capital Federal y Gran Buenos Aires y el obispo auxiliar de Buenos Aires, monseñor Gustavo Carrara, sostuvieron que «la dignidad del trabajo resucita a personas y a familias caídas en nuestra sociedad».

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

«Cuando hay más trabajo, se produce un círculo virtuoso. Se puede llevar el pan a la mesa y la familia reunida vive con más dignidad. La falta de trabajo provoca lo contrario. El signo de la inclusión es la oportunidad laboral», abundaron.

Así, advirtieron que «los planes sociales son necesarios en momentos como éste, pero no tenemos duda de que lo fundamental es recuperar un empleo digno para las familias más desfavorecidas».

Tras exigir «pasos contundentes para mejorar la vida de los sectores más postergados de la sociedad», aseguraron que «es urgente resolver el tema del desempleo».

«Es conveniente que quienes gobiernan la Argentina actualmente o en el futuro expliquen cómo piensan generar empleo. También sería muy bueno plantear propuestas para la economía popular, en la cual se mueven muchos de los vecinos y vecinas de nuestros barrios», reclamaron.

La declaración fue firmada por una treintena de religiosos, entre ellos Carrara, José «Pepe» Di Paola, Eduardo Drabble, Guillermo Torre, Lucas Walton, Lorenzo «Toto» de Vedia, Carlos Olivero, Domingo Rehin, Basilicio Britez, Nicolás Angellotti, Gastón Colombres, Damián Reynoso, Martín Carroza, Sebastián Risso y Pedro Bayá Casal.