“Como lo habilitó, el intendente pudo haber suspendido el show”. La frase apunta al joven intendente Pro de Olavarría, Ezequiel Galli, pero no la dijo un diputado de la oposición. Fue el propio ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, en una conferencia de prensa desde la ciudad de 120 mil habitantes ubicada en el centro de la provincia que desde el fin de semana es noticia nacional, tras las dos personas fallecidas en el recital del Indio Solari. Mientras la causa avanza con el allanamiento en la productora (En Vivo SA., ex Chacal Producciones), las otras miradas posan sobre Galli y la ausencia del estado antes, durante y después del show. La oposición pidió interpelarlo y no descartó su juicio político.

Ritondo dijo que “tendría que haber habido el doble de policías”, y de esa forma dejó traslucir la idea: desde Cambiemos le están soltando la mano al jefe comunal, que también deberá hacer frente a los reclamos de los concejales opositores. Se reunieron por la mañana en el Palacio Municipal y el primer cuestionamiento fue el contrato firmado por el intendente con En Vivo S.A. donde coloca al Municipio como “fiador” de lo que hicieran los organizadores, y le ofrece el predio de “La Colmena” a cambio de apenas 300 mil pesos, en dos cuotas. A pesar de que hay lugares con mejor señalización y acceso en Olavarría, por ejemplo el Autódromo, Galli les ofreció ese sitio que se encuentra en concurso de acreedores.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Queremos hacer preguntas y que el Intendente responda. Las preguntas tienen que ver con las responsabilidades del Municipio en cuanto a la seguridad pública del predio, que es el Estado el que debe responder por esto. También está el tema habilitaciones y el tema del contrato. Ese contrato no pasó por el Concejo Deliberante y no está el expediente en Archivos y Decretos”, declaró el concejal Emilio Vitale, del Frente Renovador, que presentó un pedido de interpelación a Galli en el Concejo.

Saúl Bajamón, del FpV, agregó que “el Intendente está en una situación muy delicada” y que el “Concejo va a resolver en consecuencia. Le vamos a pedir documentación al intendente con la palabra no alcanza. Queremos saber a quién le cobraban y a quien no le cobraban en los puestos”. Y acotó: “Galli nos pidió que fuéramos sincero y yo fui. Le dije lo que preguntan los comerciantes ¿Cómo van a hacer para venir a controlar desde bromatología después de este descontrol? Otro concejal, Gerardo Ripoll, le preguntó sobre el tránsito y por qué llevaban a la gente como ganado”.

En tanto, este martes la Provincia dispuso más de 400 agentes de la Bonaerense y de la Gendarmería para iniciar un operativo de rastrillaje en la ciudad. El fiscal general Marcelo Sobrino no descartó que haya más muertos: “No se sabe cuántas personas desaparecidas hay porque no hay registro”.