El gobierno nacional prepara medidas económicas después de la derrota electoral de las PASO para revertir el resultado en la provincia de Buenos Aires y el resto del país. En la Capital el peronismo hizo una elección aceptable en comparación con su promedio histórico: el candidato del Frente de Todos, Leandro Santoro, obtuvo un 25% que promedia entre el 20,5% que sacó Unidad Ciudadana en las legislativas del 2017 y el 31% en las generales del 2019. Ante este escenario, ¿el peronismo puede crecer?, ¿Qué desafíos enfrenta?. Tiempo Argentino habló con analistas y consultores para saber cuáles son las posibilidades de la coalición en la Ciudad para noviembre.

La posibilidad de obtener nuevos votos no parece una tarea sencilla para el Frente de Todos, que la semana pasada ganó en una sola comuna: la 8 (Villa Soldati, Villa Riachuelo y Villa Lugano). Esta es una de las diferencias de lo pasó en el 2019, cuando consiguió la mayoría en los barrios más pobres englobados en las comunas 4 y 8. Según el director de la consultora Clivajes, Esteban Regueira, Santoro podría sumar entre dos y cuatro puntos aunque duda que pueda superar los 30 como se proyectaba. “Yo creo que se puede recuperar algo de los votos de indecisos o que no fueron a votar. Se vio una pérdida muy grande. Hay que ver si es un voto completamente perdido o a recuperar. Yo creo que hay posibilidades de mejorar de cara a lo que fue septiembre. Hoy pensar en 30 puntos sería un idilio para el FDT, pero no hay que descartarlo. Yo creo que no estaría mal entre 26 y 28 puntos. Ellos mismos lo reconocen, la meta de Santoro era posicionarse en la Ciudad para no darle la mayoría automática en la Legislatura a Juntos”, indicó.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El director asociado de Proyección Consultores, Santiago Giorgetta, tiene una mirada más pesimista. “Es más probable que crezca Milei y no que crezca Santoro, parte de los votos de López Murphy van a ir para el candidato libertario. El piso de Santoro es el 20%, que es el núcleo duro del kirchnerismo, y el techo puede ser el 30%, pero es muy complejo que se pueda llegar a ese escenario. El riesgo de que Santoro pierda puntos es bastante posible. No lo descarto. Si uno lo piensa desde la lógica debería crecer 2 o 3 puntos, pero últimamente la lógica no prima”, expresó.

Ambos consultores sostienen que los votos de las personas desencantadas con el oficialismo nacional por las falencias económicas fueron para el Frente de Izquierda y el partido libertario. A eso se suma la baja en la participación. El desafío del peronismo porteño es recuperar esos puntos. “El crecimiento del FIT y de los partidos más chicos que sumaron entre siete y ocho puntos. Se debe a lo que consideran el ‘voto castigo’. Hay que ver si después del resultado de la elección y viendo que se hizo fuerte el macrismo, y con el recuerdo traumático de la experiencia macrista, alguno de esos sectores vuelven al FdT. Es una tarea muy difícil y compleja en la que lo más probable es que si el FdT puede recuperar votos no sea de forma masiva. No veo que el ausentismo sea una variable lineal y que los que se incorporan a votar lo hagan de forma masiva para al peronismo”, explicó Giorgietta.

Por su parte, Regueira considera que es posible disputarle electores a la izquierda y a los libertarios. “Probablemente depende de cómo se mueva la cuestión económica de acá a noviembre, teniendo en cuenta que perdió en los sectores más postergados, donde sorpresivamente el Frente de Todos no pudo penetrar en esta elección. Creo que tiene potencial para recuperar sobre todo aquellos votos que se fueron para Milei, que sorpresivamente hizo una muy buena elección en sectores populares. Parece difícil ver que pueda recuperar 6 puntos porque no se van a transferir directamente de la gente que no fue a votar. Hay que ver la capacidad que tenga de articular ciertas demandas de acá a noviembre y que impacto pueda llegar a tener de los sectores que fue perdiendo”, afirmó.

Además de las medidas económicas que defina el presidente Alberto Fernández, que serán clave para conseguir nuevos votantes, Girogetta cree que Santoro tiene que confrontar con el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta. “No nos olvidemos que gran parte de los problemas económicos que atraviesa el país fueron producto de las políticas de Cambiemos. Le va a costar demasiado volver a repatriar ese voto que decidió irse al FIT, no por pertenencia ideológica sino por un voto bronca o castigo al gobierno”, amplío.

Mientras que Regueira cree que es importante profundizar la presencia en los barrios más pobres. “Probablemente tenga que ser una campaña con mayor cercanía en los sectores populares. A Milei le redituó esto de pasar por los barrios populares, se le tradujo en votos. Probablemente haya que hacer una bajada mucho más cercana al terreno. Santoro estuvo muy activo en las plazas, pero por ahí focalizarse en esos sectores sería una buena estrategia más allá de la campaña nacional. Hay que ver cómo impacta el shock económico y si se puede contener el alza de precios”, sostuvo.