Siguen las idas y vueltas respecto a la fecha de la convocatoria a sesiones extraordinarias en el Congreso de la Nación, la última semana se había dejado trascender la intención de un llamado por parte del Ejecutivo a partir del lunes 24 de enero, pero los días pasaron y no se publicó ningún decreto presidencial , tal y como establece la Constitución Nacional.

El viernes, el presidente Alberto Fernández publicó en cuenta personal de Twitter que se reunió con la secretaria Legal y Técnica de la Presidencia, Vilma Ibarra. “Definimos y ordenamos el temario de proyectos para el llamado a las sesiones extraordinarias del Congreso Nacional”, posteó. El mandatario pasó toda la semana aislado como medida preventiva en la Quinta de Olivos luego de que una moza diera positivo de Covid-19.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Si bien no trascendió mucho más que ese tweet, crecen las especulaciones acerca de que la convocatoria podría plantear sesiones extraordinarias a partir de febrero. Dentro del oficialismo por ahora prima el silencio. Con el recambio parlamentario tras las elecciones legislativas de noviembre, el Frente de Todos quedó con un Congreso en desventaja reflejado en números ajustados de bancas en ambas cámaras. Los anuncios que no se concretan y las posturas divididas respecto a la actualidad económica, judicial y social del país obligan al gobierno a avanzar con recaudos a la hora de poner fecha y temario para la sesión en época estival.

Desde Juntos por el Cambio -segunda minoría- remarcan que el oficialismo tiene que generar mecanismos de consensos. “Es importante que haya dialogo y buena predisposición”, señalaron a Tiempo fuentes del bloque del PRO. El gobierno tiene como precedente la fallida aprobación del Presupuesto 2022.

Entre los temas que se espera que Alberto Fernández incluya en el temario está el Consenso Fiscal 2022 -firmado por todos los gobernadores menos el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta- a través del cual las provincias pueden modificar impuestos para readecuar la estructura recaudatoria. El acuerdo ingresó como proyecto hace unos días en la Cámara de Diputados que preside Sergio Massa.

Otro proyecto que debería estar es la reforma del Consejo de la Magistratura, a partir de la imposición de la Corte Suprema de Justicia que le puso plazo hasta el 15 de abril a que el Congreso elabore una nueva ley, luego de declarar inconstitucional la sancionada en 2006. O bien que recomponga directamente el Consejo, elevando su número a veinte miembros. La Casa Rosada presentó su propio proyecto en el Senado, pero también lo hizo Juntos por el Cambio de la mano de Mario Negri, que impulsó su propia iniciativa en la Cámara de Diputados.

Al temario se le podrían sumar el proyecto de ley para la producción medicinal de cannabis y cáñamo industrial, como así también la ley de electromovilidad para el mercado de los autos eléctricos; la ley de agroindustria y el régimen de promoción industrial automotriz. Dependiendo de las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional en febrero, podría estar incluida la carta de intención para su aprobación, y eventualmente el Plan Plurianual redactado por el ministro de Economía Martín Guzmán, que el presidente Alberto Fernández prometió enviar en la primera semana de diciembre.