En la segunda jornada de debate del plenario de comisiones que trata el entendimiento del Gobierno Nacional con el FMI tomaron la palabra, entre otros, los gobernadores. Como se esperaba, quienes tienen responsabilidades de gestión hicieron un pedido unánime por el  respaldo al acuerdo, más allá de los matices.

Antes de que se sumaran al plenario de comisiones, una decena de gobernadores y dos vices estuvieron reunidos en Casa Rosada con el presidente, Alberto Fernández, y el jefe de Gabinete, Juan Manzur.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Luego, en el Congreso, el jujeño Gerardo Morales fue el último en hablar de los que expusieron. Por su carácter de mandatario provincial y presidente de Comité Nacional del radicalismo, la palabra de Morales era esperada con expectativa. No es una novedad que viene marcando distancia de los “duros” de Justos por el Cambio, como el expresidente Mauricio Macri que promueve el rechazo al entendimiento.

Morales remarcó la importancia del diálogo entre el oficialismo y la oposición y aseguró que «de acá tenemos que salir con una ley».

Dijo que la coalición opositora (JxC) «ha definido una posición unánime de decirle no al default. No estamos de acuerdo con el default sino que hay que honrar las deudas y darles continuidad institucional y, en ese marco, abordar los temas con la máxima responsabilidad».

«Estoy convencido que de acá van a surgir mecanismos para que Argentina tenga ley. De acá tenemos que salir con la ley, con la aprobación del acuerdo para impedir el default porque cuando se complica la economía los que se joden son los más pobres», aseveró.

Morales dijo que hablaba en su calidad de presidente de la UCR y «miembro de Juntos por el Cambio». «Tampoco puedo abstraerme de mi condición de gobernador y las consecuencias que un default traería a nuestras provincias». El gobernador jujeño felicitó al Congreso «por el debate profundo que se está dando aún en el marco de las diferencias que tenemos».

Tras hacer referencia a las «responsabilidades» del FdT y de JxC por las consecuencias del endeudamiento, pidió que oficialismo y oposición reflexionen sobre las consecuencias de un eventual default. «No me voy a inscribir en la grieta de la que hemos formado parte todos y de las que aún siguen formando parte sectores radicalizados tanto del FDT como de JXC, que no le sirve a nadie. La gente está harta porque no ve una reacción desde la política que tenga que ver con resolver sus  problemas”.

A su turno, el mandatario santafesino, Omar Perotti, sostuvo que el acuerdo con el Fondo busca que «el financiamiento de organismos internacionales se pueda mantener en pie». «Tenemos que resolver un crédito que no pedimos, que no usamos y que hay que pagar-destacó Perotti, apuntando a la gestión anterior-. Amerita el mayor nivel de análisis de responsabilidad para el cumplimiento de los compromisos”.

Perotti agregó que hay que “cuidar la recuperación económica”. “Queremos que este acuerdo resguarde la posibilidad de crecer; la nueva matriz de desarrollo hay que resguardarla en este acuerdo», remarcó.
“En mi provincia voy a pagar un crédito tomado de 500 millones de dólares. Se tomó y hay que cumplirlo. Me toca hacer el primer pago importante de ese crédito”.

También participó del plenario el gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez, del Movimiento Popular Neuquino. Reclamó que se apruebe el acuerdo. Advirtió que el rechazo «implica más pobreza, más recesión, más inflación, más postergación”. “Venimos a pedirles el diálogo en la búsqueda de consenso y de acuerdos para decirle no al default. La falta de acuerdo implica un “sí al default”, sentenció.

“En la letra fina de esos artículos se juega parte del futuro del país”, agregó Gutiérrez. Y destacó que las “provincias y el gobierno nacional tienen en stand by programas de financiamiento de inversión privada y pública hasta que se resuelva la situación”.

El gobernador de Salta, Gustavo Sáenz, por su parte, también pidió  a «buscar un punto de encuentro» para lograr el respaldo parlamentario al entendimiento con el Fondo. Consideró que cuando «hay posiciones antagónicas se resuelven en una mesa de diálogo».

«Después la Historia verá si se tomó mal o bien», dijo Sáenz, refiriéndose al préstamo con el organismo asumido por el expresidente  Mauricio Macri. El salteño dijo que «se puede seguir trabajando juntos y poner a la Argentina de pie». «No les pedimos nada que no hayamos hecho nosotros, hacerse cargo de una deuda. Eso se llama continuidad, eso se llama Estado, cumplir y honrar con las deudas», remarcó.

También participó del plenario el mandatario de Entre Ríos, Gustavo Bordet. Manifestó su respaldo a lo firmado con el Fondo al sostener que «es el mejor entendimiento». Y cuestionó el préstamo acordado por la gestión de Macri. «Se decidió de la noche a la mañana sin previo aviso para endeudar al país». Bordet destacó la importancia de que el parlamento acompañe. «Tenemos que encontrar una solución para dar previsibilidad, para que nuestro país pueda tener futuro de desarrollo y generar condiciones para honrar compromisos que otras gestiones no asumieron», aseveró.