El presidente Mauricio Macri cedió este viernes al reclamo de la mandataria  bonaerense, María Eugenia Vidal, y oficializó la eliminación de las denominadas listas “colectoras” para bloquear la posibilidad de que el peronismo lleve un candidato único a gobernador enganchado de varias boletas presidenciales. 

Esa fórmula era analizada tanto el PJ como en Alternativa Federal y complicaba los planes de Vidal que deberá enfrentar la campaña electoral por su reelección en medio de la recesión económica y con una abrupta caída del Presidente en la imagen e intención de voto en la que coinciden todas las encuestas.

La obturación al reclamo quedó confirmada a través del decreto 259/2019 publicado en el Boletín Oficial con las firmas de Macri; el jefe de Gabinete, Marcos Peña; y el ministro de Interior, Rogelio Frigerio. La normativa sustituye el artículo 15 del decreto 443 del 14 de abril de 2011 con las que se había reglamentado la última reforma electoral. Ese artículo permitía que “en el acta de conformación de las alianzas pueden establecerse acuerdos de adhesiones de boletas de diferentes categorías para las elecciones generales, con otras agrupaciones políticas no integrantes de la alianza”. El mecanismo fue usado incluso por Cambiemos: el caso más paradigmático es el de Gerardo Morales, quien resultó electo gobernador gracias al caudal de votos que obtuvo tras ir “colgado” de dos listas.

El texto oficializado hoy determina que “en las elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias y en las elecciones generales, las distintas secciones de la boleta deberán corresponder a agrupaciones que tengan idéntica denominación”. Esto significa que los partidos políticos no podrán ir divididos en la elección presidencial y llevar un mismo candidato a Gobernador, justamente la alternativa que analizaban el PJ y el massismo.

En los fundamentos del decreto, el Gobierno señala que la eliminación de los pegados múltiples “constituye una recomendación persistente de los expertos en la materia y un reclamo de las asociaciones de la sociedad civil abocadas a la mejora de la calidad de los procesos electorales”.

Con la desactivación de las colectoras, Vidal eliminó un riesgo extra a su reelección ya de por sí complicada: que un único rival opositor -sea finalmente el diputado nacional Axel Kicillof o un intendente bonaerense- traccione votos de varios candidatos presidenciales y se quede con la Provincia. Ahora, Cambiemos obliga a la oposición a llegar a un acuerdo nacional si es que quieren llevar un postulante de consenso en Buenos Aires. El PJ bonaerense ya anunció que recurrirá a la Justicia por considerar que el decreto es “inconstitucional y antiético”.  

Con el cambio ya oficializado en las reglas de las PASO, la gobernadora Vidal publicó hoy dos decretos: por un lado, convocó hoy a elecciones primarias en la provincia para el próximo 11 de agosto y a comicios generales para el 27 de octubre para votar los cargos de gobernador, diputados, senadores, intendentes, concejales y consejeros escolares. Por otro lado, modificó la reglamentación de la ley de las PASO en territorio bonaerense -ley 14.086- replicando el decreto presidencial y fijando que un candidato a intendente sólo podrá ir “colgado” de un único postulante a Gobernador.