Desde que estalló la crisis política por los cambios de gabinete en Nación, el gobernador Axel Kicillof se mantuvo en silencio sobre la elección de Sergio Massa como «superministro» de Economía, Desarrollo Productivo y Agricultura. Sin embargo, y aunque no hubo fotos ni mensajes en redes sociales, el mandatario se reunió con el ahora ex presidente de la Cámara de Diputados para hablar del plan que se viene y analizar las medidas que se anunciarán.

Durante el encuentro, que se realizó el fin de semana, Kicillof y Massa repasaron los puntos centrales del plan que será presentado en las próximas horas. «Están conversando sobre todos los temas y trabajando en forma coordinada», se limitaron a contar fuentes cercanas al gobernador, quienes confirmaron que, además, hubo llamadas todos estos días.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Hay coincidencia en un punto clave: Kicillof piensa como Massa que es necesaria la coordinación de las áreas de Economía, Producción y Agricultura bajo un único comando, para evitar las disputas que se dieron en la era de Martín Guzmán. En este punto y aunque no haya mostrado su acuerdo con la designación de manera pública -como sí lo había hecho con Silvina Batakis en su momento- el gobernador le mostró su apoyo al tigrense.

Tanto en el entorno massista como en La Plata remarcan que hay «muy buena relación» entre ellos. Ese vínculo no viene de ahora, pero se fortaleció tras la crisis política que estalló entre el presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Kirchner en el arranque de este año y que continúa hasta hoy. Ambos propiciaron la institucionalización del Frente de Todos con una mesa en la que estuvieran representados todos los sectores e intentar así zanjar las diferencias. A nivel nacional no avanzó, a nivel provincial sí hubo una foto de esa mesa con Kicillof a la cabeza y otros socios, Malena Galmarini, titular de AySA, entre ellos, por el Frente Renovador.

Hay también entre ambos una cuestión de necesidad mutua. Massa ata su proyecto presidencial al éxito de la gestión que iniciará mañana en un contexto por demás complejo. Y Kicillof necesita que al tigrense le vaya bien, ya que de eso también depende su plan reeleccionista.

Mientras la expectativa política y económica está puesta en Nación, el gobernador sigue enfocado en mostrar gestión con la mira en 2023. Como parte del plan 6×6, este martes visitó Carlos Tejedor y General Villegas. Allí, recorrió obras en una escuela secundaria y un jardín, inauguró la ampliación de un hospital y también una nueva línea de alta tensión entre Villegas y Pehuajó. En ese marco, y aunque evitó hablar de las medidas que prepara Massa, Kicillof señaló que «es una situación económicamente muy compleja» pero, remarcó, «el Frente de Todos tiene una particularidad respecto de otros gobiernos: lo que nos interesa es cómo hacemos para ponerle más plata en el bolsillo a la gente».