El gobierno nacional expresó hoy su repudio al ataque sufrido anoche por el diario El Chubut, que fue agredido con bombas incendiarias, provocando daños totales en la planta baja del edificio, y sostuvo que «nunca la legítima protesta debe conducir a situaciones de violencia».

«Expresamos nuestro repudio al ataque al diario @elchubut y nuestra solidaridad con los trabajadores, periodistas y directivos», indicó esta mañana la portavoz de la Presidencia, Gabriela Cerruti en su cuenta de Twitter.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

«Nunca la legítima protesta o el debate de ideas debe conducir a situaciones de violencia que pongan en riesgo la convivencia democrática», agregó en su publicación.

El diario El Chubut, ubicado sobre la calle 9 de Julio de Trelew, fue atacada anoche con bombas incendiarias, provocando daños totales en la planta baja del edificio, afectando la administración del periódico y el taller donde están la imprenta y las bobinas de papel que sirvieron de combustible, además de la sala de redacción.

El origen del incendio se vincula con una serie de manifestaciones que se iniciaron ayer por la tarde frente al periódico, en protesta por la postura supuestamente «pro-minera» que ese medio gráfico tuvo frente a la pretensión de habilitar la actividad metalífera sin cianuro en dos departamentos del interior chubutense para la explotación de un yacimiento de plata.

En su página web, el diario afirmó que anoche había sido «blanco de un ataque ya no solo a la libertad de prensa» sino a «los trabajadores, a padres y madres de familia, hijos, gente que a diario realiza una tarea como muchos otros con el fin de llevar el pan a sus hogares».

«Quienes trabajamos en este diario no pensamos todos de la misma manera y sobre muchos temas, incluso debatimos muchas veces de manera enérgica. Pero entre las muchas cosas que tenemos en común está la denodada tarea de realizar nuestro trabajo con dignidad. Somos vecinos con las mismas preocupaciones que el resto de los chubutenses, con los mismos problemas, las mismas dificultades. Y no pensamos todos igual», agregaron en la publicación.

Desde el diario, añadieron que «en la manifestación que derivó en ataque podría decirse que habría muchos trabajadores, que seguramente no avalan la violencia y la intolerancia».

En este sentido, plantearon que «nunca un reclamo popular puede ser contra los trabajadores, las familias» y agregaron: «¿Quién pueden entenderlo? ¿Cómo asumir que la clase trabajadora atente contra fuentes de empleo real?».

«Esto ya no es minería sí o minería no. Se trata de preservar la democracia, la diversidad de opinión, entender que así no podremos progresar. Ahora vendrán las voces de solidaridad y repudio al ataque. Desde ya muchas gracias. Pero antes deberían preguntarse ¿Cómo llegamos a esto?», se preguntaron para finalizar.