“El candidato es el proyecto”. La frase que el kirchnerismo pronunció casi hasta el hartazgo le calza a la perfección a la estrategia que tendrá el macrismo para las elecciones legislativas de 2017. Mauricio Macri y María Eugenia Vidal encabezarán la campaña en la que el PRO buscará “plebiscitar la gestión” nacional.

El triunfo en las presidenciales de 2015 puso al macrismo en un lugar inesperado para un partido joven. Tanto que resultó un desafío llenar todos los casilleros de la administración nacional y completar además los gobiernos de dos de los principales distritos nacionales. Por eso desde el PRO intentarán que los funcionarios no sean candidatos en los próximos comicios.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“La idea es no jugar a los ministros, puede haber alguna excepción con funcionarios que tienen rango de secretarios de estado, como Domingo Amaya en Tucumán, pero los casos serán contados”, explicaron desde el PRO. Ricardo Buryaile, ministro de Agricultura, y Julio Martínez, jefe de la cartera de Defensa, son otros de los hombres del Gabinete que en pocos meses podrían encabezar listas, sobre todo porque en sus provincias, Formosa y La Rioja, renovarán senadores. El caso de Sergio Bergman es distinto: su performance al frente del Ministerio de Ambiente lo dejó al borde del nocaut y hay quienes creen que una candidatura legislativa sería una salida elegante para el Rabino.

Después del triunfo de Vidal en el distrito más populoso de la Argentina, el partido amarillo confía en poder repetir la historia. En 2015 fue la actual gobernadora bonaerense quien se pegó al candidato presidencial para que su figura creciera en intención de voto y conocimiento y a eso le agregó recorridas en todo el territorio. Dos años más tarde cambiará un pequeño detalle: la mandataria provincial es la figura más atractiva del oficialismo. “Mauricio (Macri) y (María Eugenia) Vidal serán las principales figuras de la campaña por la imagen que tienen hoy. Sobre todo María Eugenia”, aseguró el legislador Francisco Quintana.

Elisa Carrió es otro de los nombres ponderados en la coalición Cambiemos. “Lilita” puede participar tanto en la Ciudad como en la provincia, pero ¿será de la partida? “Esa es una decisión que va a tomar la propia Carrió junto al presidente. Aún no sabemos si será candidata ni dónde participará”, comentó Quintana a Tiempo (ver página 15).

Las realidades son bastante diferentes en los dos distritos. Mientras que en la provincia existe un acuerdo consolidado con la Coalición Cívica y el radicalismo, en la Ciudad es una incógnita qué sucederá.

«Al tener elecciones unificadas hay mucho tiempo para negociar», aseguraron desde el Parque Patricios. En el entorno de Horacio Rodríguez Larreta son optimistas respecto al cierre de una alianza que incluya a la CC y a los rebeldes legisladores que responden a Martín Lousteau, quienes durante 2016 le complicaron la vida al macrismo en la Legislatura.

“Si vamos juntos probablemente perdamos algún diputado, pero suponemos que parte de la negociación tiene que incluir la conformación de un interbloque. Aún resignando lugares en las listas, quedamos en una mejor posición que en la actualidad”, confiaron desde el gobierno porteño.
En la actualidad el PRO tiene 28 legisladores, pero un acuerdo con el actual embajador en EEUU podría dejarlos con el control de los 2/3 del parlamento capitalino.

“Es más probable un escenario de acuerdo sin adelantar una decisión que se va a dar en 2019”, dijeron respecto a la batalla que librarán Larreta y Lousteau por la jefatura de Gobierno porteño. “En la Ciudad Cambiemos no existe por una decisión de Martín Lousteau. En la Legislatura no hay alianza parlamentaria por una decisión de ECO”, remarcó el diputado porteño Juan Pablo Arenaza.

Lo poco floreciente de la situación económica actual no le quita el sueño a los armadores amarillos. «Es lo que hay y bueno no es. Yo quiero ser alto, rubio y de ojos verdes», bromeó un hombre del macrismo cuya achaparrada figura lo aleja de las características deseadas, pero, de todos modos, se mostró optimista. «No creo que haya un contexto de más crisis que ahora», se sinceró. “La perspectiva que tenemos es que la economía empieza a moverse. Vemos un escenario mucho menos complejo que año pasado”, aseguró. «

Llaman a construir un frente electoral antimacrista

El peronismo de la ciudad de Buenos Aires dio a luz un nuevo espacio político denominado “Marcha por Buenos Aires”, bajo la conducción del legislador porteño del Frente para la Victoria y ex ministro de Trabajo Carlos Tomada, con el objetivo de “definir un modelo de Ciudad, renovar la política del PJ y construir un amplio frente electoral antimacrista”. En un documento, reivindican a Néstor Kirchner y Cristina Fernández y llaman a militar contra el macrismo. “Doce años en los que demostramos que la promesa del campo nacional y popular es realizable aún en el mundo de las globalizaciones”, alentaron.
Marcha por Buenos Aires sostiene que en diciembre de 2015 “se dio vuelta la taba” y que “el gobierno de Macri inició un nuevo ciclo de devaluaciones y ajustes, aumento de la deuda pública y apertura económica, transferencia de recursos a los poderosos y desprecio por el trabajo argentino”. Desde este espacio que ya venía construyendo militancia territorial, sostuvieron que la ciudad de Buenos Aires es la “plaza fuerte” del macrismo y advirtieron que Cambiemos “se piensa como una herramienta a largo plazo de los que mandan para ejercer el poder del estado en su beneficio. Y para lograrlo hoy construyen mayorías electorales sobre las que legitimar sus decisiones”.