El Observatorio de Precios del Centro de Economía Política Argentina (CEPA) realizó un análisis de evolución de precios en los rubros carnes, frutas y hortalizas, que representan buena parte de los consumos de las y los argentinos.

Entre las principales conclusiones, se desprende que “respecto a abril 2020, la variación de precios nominales de la carne (+66,1%) se movió muy por encima de la variación de precios del período (+45,6%, aproximadamente), lo cual implica un encarecimiento de los diversos cortes en términos reales”. En otras palabras, los aumentos de carne crecieron 20 puntos porcentuales por encima de la inflación general.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Analizando la evolución de las variaciones mensuales a lo largo del año 2020 y el primer cuatrimestre de 2021, “se observan incrementos significativos de la carne vacuna durante enero (7,6%), marzo (5,6%), abril (9,2%), noviembre (7,7%), diciembre (20,2%) todos de 2020, y enero y marzo de 2021 (6,3% y 7,3% respectivamente)”. Luego de la fuerte dinámica alcista, “en abril el incremento ponderado promedio de los cortes de carne vacuna anotó una sensible desaceleración, aunque en niveles elevados, alcanzando 3,5%”.

Desde el CEPA, explicaron que para el informe se utilizaron los precios relevados por el Instituto de la Carne Vacuna (IPCVA) relativos a los cortes seleccionados y se ponderó en base a la canasta de consumo de la población desarrollada en el Estudio de Usos y Actitudes sobre el consumo de Carne Vacuna en Argentina (IPCVA).

El pollo prácticamente no tuvo variación en abril. En épocas de bolsillos flacos, la carne aviar se utiliza como sustituto de otros cortes como el asado. En tal sentido, el CEPA evaluó la brecha entre el pollo y el asado. “Si en marzo de 2021 un kilo de asado equivalía a 3,54 kilos de pollo, en abril de 2021 la equivalencia ascendía a 3,66 kilos de pollo. El encarecimiento relativo del asado respecto al pollo fue del 26% interanual”, aseguraron.

En abril, más caros los más caros

Durante abril, la evolución de precios en cortes de carne fue más acelerada en los cortes más caros, a los cuales le siguen los intermedios.

Analizando los cortes más caros, observamos que todos ellos se incrementaron de manera relativamente pareja y cercana al promedio del mes. Los principales aumentos se encuentran en cuadrada (4,4%) cuadril (4,2%) y lomo (4,0%) y un aumento menor al promedio en nalga (3,1%) y peceto (1,8%).

En relación con los cortes vacunos de precio intermedio, se registra que los incrementos tuvieron un comportamiento dispar. Los principales aumentos se encuentran en tapa de asado (6,4%), picada especial (4,1%) y paleta (3,9%), y un incremento menor al promedio en tapa de nalga (2,3%) y bife angosto (2,2%).

En el caso de los cortes económicos, la evolución nominal de precios fue menor a las otras categorías analizadas. Los principales aumentos se dieron en los cortes de osobuco (4,6%), roast beef (4,4%) falda (3,2%) y tortuguita (3,1%), compensado con la reducción del precio de picada común (-1,0%).

En términos interanuales, la carne aumentó un 66,1%. A la cabeza de los aumentos, sobresalen cortes de alto consumo popular como el asado (81,5%), matambre (76,6%) y vacío (74,9%).

Frutas y verduras, volátiles

Para el caso de las frutas y verduras, en el CEPA tomaron los precios mayoristas, por cuestiones metodológicas. Los precios en este rubro son más volátiles por la estacionalidad y las dificultades puntuales que pueda haber para la cosecha.

En este sentido, el caso del tomate durante 2020 es paradigmático. “Comenzó el año en torno a los $20 por kilo, lo cual se fue incrementando con el paso de las semanas hasta tocar un máximo de $70 por kilo durante la primera semana de junio. Luego volvió a valores de $20 por kilo, manteniéndose estable durante algunas semanas, para luego comenzar nuevamente un proceso de aceleración, pasando por los $60 pesos por kilo durante septiembre, para llegar a un máximo de $108 durante octubre. En el mes de noviembre el precio mayorista del tomate redondo se desplomó llegando a fines de ese mes a un promedio de $34 por kilo en el mercado mayorista. Durante el mes de diciembre profundizó su baja llegando a los $12 por kilo en el mercado mayorista durante la última semana del año”.

Con todo, durante el mes de abril de 2021, la principal variación positiva es la de la lechuga (93%). Lejos de ese porcentaje, pero con leves incrementos, se destaca la papa (6%) y la naranja (5%). Por otra parte, también resalta la caída del tomate redondo (-27%), el limón (-25%), la batata (-21%), y la cebolla y la mandarina (con caídas del 18 y 11% respectivamente).

Entre abril de 2020 y abril de 2021, “los principales incrementos se dieron en la manzana (107%), la cebolla (106%) la lechuga (103%), la naranja (85%), el zapallo (71%) y la papa (68%). En el caso de la banana, la pera y el limón los incrementos fueron sustancialmente menores (4%, 35% y 39% respectivamente), quedando por debajo de la inflación del período (42,7%). También cabe resaltar el precio del tomate redondo que se mantiene sin modificación interanual, y destacar la baja interanual del precio promedio de la zanahoria (-55%)”.

En promedio, la variación mensual se ubicó en 1,4%, mientras que la interanual (últimos doce meses), estuvo en el orden del 51%.