La del sábado ante Brasil será la séptima final que jugará el rosarino desde que se puso por primera vez los colores celestes y blancos, en aquel amistoso Sub 20 con Paraguay, en la cancha de Argentinos Juniors, en junio de 2004. Sólo dos veces la película terminó con Messi sonriente: en el Mundial Sub 20 de 2005 y en los Juegos Olímpicos de 2008. En las cuatro finales que jugó con la Mayor se quedó con el grito atragantado.

1) 2/7/2005, en Utrech, Holanda. Mundial Sub 20. Argentina 2- Nigeria 1

En su presentación en sociedad, Messi había llegado al partido final como la gran figura argentina, con cuatro goles. Y en el partido decisivo volvió a demostrar por qué jugaba en Barcelona y por qué se hablaba de él como el futuro de la Selección. Generó el penal que él mismo marcó para el 1 a 0, sobre el final del primer tiempo. En la segunda parte, ya con el partido 1 a 1, volvió a marcar la diferencia con un penal que le habían convertido a Sergio Agüero. El rosarino se llevó todos los premios: la copa de campeón, la de goleador y la de mejor jugador del torneo. Argentina formó con: Ustari; Barroso, Garay, Paleta, Formica; Zabaleta, Gago, Torres, Archubi; Messi y Oberman. 

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

2) 15/7/2007, en Maracaibo, Venezuela. Copa América. Argentina 0- Brasil 3

Argentina, con Alfio Basile como entrenador, había llegado casi desfilando a la final. Fue el primer torneo en que Messi fue titular con la Selección mayor. El rosarino, con la 18 y el pelo largo,  compartía delantera con Tevez, escoltados por Verón, Mascherano, Cambiasso y Riquelme. En el partido decisivo todo salió torcido para la Argentina: a los 4 minutos, Brasil ya vencía con un golazo de Julio Baptista, luego aumentó Roberto Ayala con un gol en contra y Dani Alves puso el 3 a 0 final. La primera frustración para Messi, que no pesó en el partido.

3) 23/8/08, en Beijing, China. Juegos Olímpicos. Argentina 1-Nigeria 0

La medalla dorada de 2018 fue el trampolín para la generación que luego reinó por diez años en la Selección, con Messi a la cabeza, acompañado por Di María, Agüero, Lavezzi, Gago y Banega. Aunque el dueño de la 10 todavía era Juan Román Riquelme. Messi brilló con la 15: destrabó la final con un pase preciso para Di María, que definió con una sutileza por encima del arquero. 

4) 13/7/2014, en Río de Janeiro, Brasil. Mundial 2014. Argentina 0-Alemania 1

El partido que todavía duele. La Selección de Alejandro Sabella había logrado cruzar el Rubicón y llegó a la final con una versión espectacular de Messi, con cuatro goles y un protagonismo total. En la final en el Maracaná el 10 volvió a ser la bandera del equipo pero no alcanzó: Boateng le sacó un gol en la línea en el primer tiempo y en el segundo, definió apenas ancho ante Neuer. Luego llegó el mazazo de Götze, a ocho minutos del final, cuando los penales parecían tener olor a título. 

5) 4/7/2015, en Santiago de Chile, Chile. Copa América 2015. Argentina 0 (1)-Chile 0 (4) 

La Argentina de Gerado “Tata” Martino llegaba a paso firme a la final, con un Messi en una versión más de juego que goleadora: sólo había convertido un tanto de penal. Ante Chile, casi no entró en juego por el buen planteo que preparó Jorge Sampaoli, pero pudo aparecer sobre el final de los 90 minutos: armó una gran jugada que perdieron de manera increíble entre Lavezzi e Higuaín. Convirtió su penal, pero fue el único argentino que lo pudo hacer: erraron Higuaín y Banega. 

6) 26/6/16, en Nueva Jersey, Estados Unidos. Copa América Centenario. Argentina 0 (2)-Chile 0 (4)

Argentina venía de golear en octavos a Venezuela y en cuartos a Estados Unidos, con un Messi estelar, con aquel gol de tiro libre que todavía sorprende. Parecía el momento para la revancha. Pero otra vez fueron las lágrimas. La Selección no supo aprovechar la expulsión de Marcelo Díaz a los 28 minutos. El 10 no tuvo un buen partido y erró su penal en la definición. Fue la tercera frustración consecutiva. Mucho. Lloró como nunca. Y anunció que era el final: “Se terminó la Selección para mí”. A los dos meses, ya estaba de nuevo con la celeste y blanca puesta. Y cinco años después buscará gritar campeón.