Reafirmar las medidas de restricción a la exportación de carne fue la primera acción política del mandatario argentino en la semana y se puede interpretar como respuesta a la conferencia de prensa ofrecida el sábado último por la Mesa de Enlace del sector. En ese diálogo con los medios, los grandes jugadores del mercado ganadero atacaron al gobierno de Fernández con munición gruesa y amenazaron con una larga batalla política, en caso de que el gobierno no de marcha atrás con las restricciones.

“Cuidar la mesa de los argentinos; ése es nuestro compromiso”, afirmó Alberto Fernández a través Twitter, al tiempo que replicó las conclusiones de un informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), que indicó que “el precio de la carne vacuna se redujo por segundo mes consecutivo, -1,4% en agosto”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Es evidente que las medidas impulsadas tuvieron efecto sobre el precio de la carne en Hacienda y mostrador”, destacó el trabajo del CEPA, encabezado por el economista Hernán Letcher, que fue retuiteado por el presidente.

En ese sentido, Alberto Fernández indicó: “Los precios de la carne bajaron desde el momento en que restringimos las exportaciones. No es justo que el precio internacional de la carne vacuna sea el mismo precio que deban pagar nuestros compatriotas. Cuidar la mesa de los argentinos. Ese es nuestro compromiso”.

La iniciativa gubernamental surge a partir de los brutales aumentos en el precio de la carne vacuna, que entre 2020 y los primeros seis meses de 2021 subió un 136%; el doble de la inflación general del período.

El martes pasado, los Ministerios de Desarrollo Productivo y de Agricultura prorrogaron hasta el 31 de octubre próximo las restricciones a las exportaciones de carne, a través de la Resolución Conjunta 7/2021, por la cual se limitaron los embarques de carne vacuna hasta un 50% del promedio despachado el año pasado.