El gobierno publicó, a través de la Resolución 27/22 del Ministerio de Salud, los precios de referencia de 85 principios activos que se utilizan para tratamientos de enfermedades crónicas prevalentes.

La normativa estableció una lista de 205 precios de referencia y unas 1200 presentaciones farmacéuticas. La dependencia aclaró que el listado se actualizará mensualmente en su sitio de Internet en función de un cálculo particular que se anexó a la resolución.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El monto fijo a cubrir por el agente financiador, sea obra social o prepaga, es del 70% del precio de referencia de los medicamentos que contengan los principios activos aprobados, destacó la comunicación.

Y agregó que “todos los principios activos destinados a tratamientos de patologías crónicas prevalentes contenidos en el Anexo IV de la Resolución N° 201/2002 podrán ser prescriptos en cantidad suficiente para cubrir hasta un máximo de tres meses de tratamiento, según la indicación del profesional”.

Salud informó que el acuerdo alcanzará en principio a los agentes del seguro de salud inscriptos en el Registro Nacional de Obras Sociales y a las entidades de medicina prepaga, aunque podrán adherir otros agentes sanitarios y organismos de la seguridad social, como obras sociales provinciales, mutuales y cooperativas.

El secretario General del Consejo de Farmacéuticos de la Ciudad de Buenos Aires, Rubén Sajem, destacó a Tiempo la intervención del Estado en la formación de los precios como «un avance» y dijo que la medida viene a defender el patrimonio de las obras sociales.

No obstante, Sajem consideró el anuncio como limitado porque cubre solo un 7% de los medicamentos «cuando en la Argentina hay 16 mil especialidades medicinales en sus distintas formas farmacéuticas».

En relación a la incidencia en enfermedades, agregó la fuente, el acuerdo representa cerca del 20% de los medicamentos usados.

«Se proclama que comprende las enfermedades prevalentes pero hay medicamentos muy utilizados que no están, como los psicotrópicos más demandados, no están los anticonceptivos, los antinflamatorios más usados, como diclofenac e ibuprofeno, no hay vitaminas, medicamentos hormonales hay muy pocos», enumeró Sajem.

El farmacéutico interpretó asimismo que persiste un mecanismo que permite que los laboratorios «sigan poniendo los precios con mucha dispersión porque se incluyen medicamentos que en algunos casos triplican a los precios más económicos» y señaló que también es alta la cobertura del 70% a cargo de las obras sociales cuando «en muchos casos era del 60%».

Usuarios. La disposición de la cartera sanitaria establece también que, para garantizar la libre elección del medicamento por los usuarios, las obras sociales y prepagas deberán cubrir todas las presentaciones comerciales incluidas en el Vademécum Nacional de Medicamentos que publica la Anmat.

También se deberá propiciar la incorporación progresiva de farmacias para asegurar la disponibilidad de los medicamentos en las bocas de cercanía.

Finalmente, la Dirección Nacional de Habilitación, Fiscalización y Sanidad de Fronteras deberá establecer un modelo único de receta obligatoria en formatos de papel y digital que incluya la identificación unívoca del paciente y del medicamento prescripto por nombre genérico, fecha de confección e inicio de vigencia.