Esenciales pero pobres, así somos les trabajadores de prensa en Argentina.

A más de ocho meses de iniciada la pandemia y el aislamiento social preventivo en el país, quienes trabajamos en los medios no dejamos de hacerlo, ni en los peores momentos. Cubrimos las noticias, sacamos diarios, publicamos en la web e hicimos radio y televisión.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Sufrimos amenazas por informar, agresiones por no decir lo que la audiencia quería leer o escuchar y también perdimos colegas por culpa de la enfermedad. Cumplimos con nuestro trabajo arriesgando nuestra salud y la de nuestras familias.

Le pusimos el cuerpo y nuestros escasos ingresos, ya que con la aplicación del teletrabajo debimos enfrentar su costo. Aún en las más poderosas empresas periodísticas tuvimos una pérdida del poder adquisitivo del más de 50 % en los últimos años. La inmensa mayoría de les periodistas están por debajo de la línea de la pobreza. Muchos de ellos teniendo que tener dos o más trabajos para llegar a fin de mes.

En definitiva, somos esenciales pero pobres. Los empresarios aprovecharon la cuarentena para negarse a discutir la paritaria de prensa gráfica. Tras seis meses de negativas desde la Federación Argentina de Trabajadores de Prensa (FATPREN) logramos arrancarles un aumento. La Asociación de Diarios del Interior (ADIRA) ofrece ahora migajas para compensar la pérdida de nuestro poder adquisitivo. Y lo hacen llorando y amenazando con el fin de la actividad si otorgan un peso más.

Pero cuando los vientos les favorecieron y engordaron sus bolsillos nosotres no vimos el derrame. Éramos tan pobres como ahora. Nos negamos a naturalizar que nuestros sueldos estén por debajo de la canasta básica familiar. Por eso decimos basta a los abusos, la precarización, la explotación, el multitrabajo y, sobre todo, a los bajos salarios.

Hoy iniciamos una jornada nacional de lucha donde miles nos veremos en un gran plenario exigiendo salarios dignos, aplicación de los convenios de prensa y, quienes vivimos en la Patagonia, el pago del 40% de la zona desfavorable (derecho del que somos discriminados quienes trabajamos en los diarios de Río Negro y Neuquén).

Los derechos no se regalan, se consiguen con lucha. Hoy les periodistas y trabajadores de prensa tenemos que luchar por salir de la pobreza. Nos encontramos todes en la Asamblea General de Trabajadores de Prensa.