Cosas del capitalismo. El valor de las importaciones de bienes cayó un 23,8% entre enero y agosto de 2020 respecto del que tuvieron en 2019. Pero los pedidos de dólares al Banco Central para pagarlas crecieron un 24 por ciento.

La contradicción en los números no es solo un problema para las estadísticas. Es un dolor de cabeza para el gobierno nacional y para las autoridades del Banco Central porque implica la pérdida de las preciadas divisas por fuera de las previsiones oficiales. El gobierno prevé el movimiento de las importaciones en función de la marcha más general de la economía y lo vincula a la evolución de las existencias de dólares. Un salto repentino en la demanda de divisas para importaciones puede ser fatal en un contexto de estrés del frente externo, provocado por la falta de liquidación de las exportaciones y una sobredemanda de dólares.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Los números de este desfase son llamativos. Las compras al exterior de bienes sumaron 34.459 millones de dólares entre enero y agosto de 2019. En tanto, en el mismo período de 2020, las importaciones demandaron 26.245 millones de dólares, un 23,8% menos. Esto según los datos del Intercambio Comercial Argentino que publica el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec). Pero según la información del Banco Central, los importadores requirieron 20.989 millones de dólares entre enero y agosto de 2019 mientras que en el mismo período de 2020, adquirieron divisas en el BCRA por 26.035 millones.

La enorme mayoría de las importaciones, alrededor del 75%, se paga en diferido, es decir, a 60 días mínimo respecto del momento en que se produce el embarque. Por eso, los pagos de enero a agosto no coinciden con los embarques en el mismo período. Pero lo que sí tiene mayor coincidencia es el pago contado. En agosto pasado, por ejemplo, los importadores pagaron de contado compras al exterior por U$S 516 millones cuando en agosto del año pasado esa cifra fue de U$S 401 millones. La diferencia del 28,7% no se condice con el hecho de que las importaciones de bienes en agosto de este año fueron 898 millones de dólares menores. Desde febrero pasado los pagos al contado en dólares de las compras al exterior son superiores a los del año pasado, aunque al principio con diferencias chicas; en julio y agosto el salto se hace mayor.

La misma dinámica se observa con los pagos anticipados de importaciones de bienes. Los importadores demandaron menos dólares entre enero y mayo de este año respecto de lo requerido para el mismo período del año pasado. Pero a partir de junio se dio vuelta el resultado de la comparación y solo en esos tres meses se acumula una diferencia de 300 millones de dólares.

Según el último informe del Banco Central sobre la situación cambiaria del país, en agosto los pagos de importaciones de bienes a través del mercado de cambios totalizaron U$S 3709 millones. “Este total representó el máximo nivel de pagos del año 2020 y se ubicó, por segundo mes consecutivo, por encima de la estimación de importaciones de bienes en valor FOB para el mes, aproximadamente U$S 3500 millones. Lo señalado implicaría en el agregado que continúa el desendeudamiento externo de las empresas y/o el aumento de sus acreencias con sus proveedores del exterior”.

En el mismo sentido se expresó el jueves pasado el ministro de Economía, Martín Guzmán, quien al presentar las medidas para “tranquilizar la economía”, advirtió que las empresas estuvieron adelantando el pago de importaciones, algo que, justamente, no ayudaba a conseguir ese propósito. «

LUJO

Cecilia Todesca Bocco: “No podemos darnos el lujo de no tener derechos de exportación sobre el sector agropecuario”.