El actual Secretario de Trabajo, Jorge Triaca, adelantó que en el día de mañana hará pública su renuncia al frente del organismo que lidera luego de que el mismo fuera reducido al rango de Secretaría y puesto bajo la órbita del Ministerio de Producción y Trabajo a cargo de Dante Sica.

Según reconocieron a Tiempo Argentino fuente cercanas al Secretario, durante la jornada del jueves, se realizará una conferencia de prensa conjunta donde se dará a conocer la fecha en la que culminará su labor. Con todo, adelantaron, “no será antes del mes de diciembre”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Si bien allí se darán a conocer los argumentos oficiales, desde el entorno de Triaca aseguran que la renuncia es resultado de “varios motivos. Todos vinculados con los desgastes propios de tres años de gestión”.

Son diversos los nombres que se barajan para reemplazar al funcionario aunque, de cualquier manera se descuenta que, tal como ha venido sucediendo en las últimas semanas, la relación con los sindicatos y las centrales quedará en manos del Ministro de Producción y Trabajo Dante Sica.

Tal como adelantó este diario, la lista de candidatos está encabezada por Lucas Fernández Aparicio un ex funcionario del entonces Ministerio de Trabajo hoy alineado con el ministro de Transporte  Guillermo Dietrich. También se especula con las figuras del ministro bonaerense de Trabajo, Marcelo Villegas, el abogado Tomás Calvo, un hombre vinculado a la UOM y el actual número dos del propio Triaca, Horacio Pitrau.

La figura de Jorge Triaca ha venido sufriendo un severo desgaste a partir de, por un lado, las denuncias que pesan sobre él a partir del manejo irregular de fondos pertenecientes a dos sindicatos intervenidos por la cartera laboral que, además, derivaron a partir de una denuncia por contratación en forma irregular de una empleada en su casa particular.

Por el otro, claro, por el deterioro de las condiciones laborales que sufrieron los trabajadores durante su gestión tanto a nivel de la destrucción de decenas de miles de empleos así como por el fuerte retroceso en el poder adquisitivo del salario.