La rebaja en el precio de los cortes de carne más populares, anunciada hace unos días por el gobierno y representantes de la industria del sector, comenzará a ponerse en marcha a mediados de la semana que viene. Así lo estimaron fuentes vinculadas a los supermercados.

“El acuerdo comenzará a regir a partir de febrero, más concretamente el primer miércoles de ese mes”, señalaron voceros de la ASU (Asociación de Supermercados Unidos). A partir de esa fecha, las cadenas que integran ese grupo pondrán a la venta cortes parrilleros, para consumo diario y para cocción a la olla a valores hasta 30% más baratos de los que se registraban en diciembre.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Esto supone un importante esfuerzo para el canal supermercadista, ya que participará en dos vertientes: por un lado, en la comercialización de lo que aporta el consorcio exportador y por otra parte va a igualar lo que reciba de ese consorcio exportador poniendo de su propia faena o de su propia compra. En ese sentido, es un esfuerzo compartido y muy importante sobre un producto que tiene una gran volatilidad en cuanto a su materia prima, el ganado en pie”, dijeron desde la ASU.

El programa fue anunciado el lunes de manera conjunta por el gobierno y el consorcio de exportadores ABC, un conglomerado de frigoríficos y entidades de la cadena bovina. Según la estimación del ministro de Agricultura, Luis Basterra, saldrán a la venta unas 6.000 toneladas mensuales, de las cuales la mitad las aportarán los exportadores y la otra mitad, los supermercadistas.

En el listado proporcionado por la Secretaría de Comercio Interior se detalló que la tira de asado tendrá un precio de $ 399 por kilo; la tapa de asado, $ 429; el vacío, $ 499 y el matambre $ 549. Los cortes para milanesas (cuadrada y bola de lomo) estarán a $ 489, mientras que la carnaza se venderá a $ 359, el roast beef a $ 399 y la falda a $ 229. A ellos se suman a la carne picada ($ 265 por kilo) y espinazo ($ 110) que ya se encontraban en el programa Precios Cuidados.

La titular de Comercio, Paula Español, estimó que esta decena de productos estará disponible en unos 1.600 puntos de venta todos los fines de semana y los primeros tres miércoles de cada mes, mientras que en el Mercado Central se podrá acceder a ellos todos los días. “La intención es sumar carnicerías y frigoríficos en una segunda etapa”, señaló la funcionaria.

Los acuerdos de precios sectoriales son uno de los ejes en que viene trabajando el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, con el fin de garantizar el abastecimiento y reducir la inflación. “Este acuerdo permite ofrecer las carnes a precios más accesibles y con las cantidades necesarias”, dijo Kulfas, quien dio a entender que a fines de marzo se negociará la continuidad del programa. El ministro también anticipó que se está trabajando en la cadena de producción y venta de frutas y verduras, artículos que en el último año tuvieron aumentos por encima del promedio de la inflación, para aplicar una receta similar que termine beneficiando al consumidor final.