Un año después de su creación, el programa Potenciar Trabajo alcanza a alrededor de 820 mil personas. Su finalidad es promover la inclusión laboral mediante la generación de proyectos socio-productivos. Con ese mismo objetivo, la Confederación Argentina de Trabajadores Cooperativos Asociados (Conarcoop) pide que se incluyan a casi 40 mil asociados y asociadas al universo de beneficiarios del programa del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación. 

“Entendemos que el pedido es para sostener a un sector que genera empleo genuino, que es transversal a todas las actividades económicas de los argentinos y que se ha dedicado a fortalecer las economías de los municipios en un contexto de pandemia”, dice Ramiro Martínez, presidente de Conarcoop, para enmarcar el reclamo, que representa menos del cinco por ciento del actual padrón del Potenciar Trabajo. 

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Hasta fines de febrero y durante ocho meses, alrededor de 40 mil cooperativistas recibieron la Línea 1, un plan creado por el Ministerio de Trabajo para ayudar al sector frente a las dificultades económicas de la pandemia. Pero ese subsidio ya se terminó. “Necesitamos que puedan pasar al Potenciar Trabajo para seguir fortaleciendo a los sectores de la economía social”, explica Martínez. 

Desde el año pasado, el Ministerio de Desarrollo Social acompaña a las empresas recuperadas -una parte del sector cooperativo- con distintos subsidios o financiamientos no bancarios para la compra de insumos o maquinarias. El Frigorífico Subpga, en Berazategui; el laboratorio Farmacoop o la Cooperativa Migas Del Angel son solo algunos de los receptores de la asistencia financiera. 

“Entendemos que hay un estado presente, escuchando y con ganas de promover diferentes sectores y formatos jurídicos. Necesitamos una variable que nos permita sostener los puestos de trabajo”, señala el titular de Conarcoop. En su gran mayoría, este universo todavía busca levantarse de los tarifazos y la crisis generada durante el macrismo, una etapa en la que lograron mantener las unidades productivas casi sin recursos y apelando a la creatividad. “No somos un sector de subsistencia sino de existencia para muchos compañeros y compañeras”, resume Martínez sobre el espíritu con el que piden el pase de los 40 mil cooperativistas al programa Potenciar Trabajo.