En la víspera de las audiencias públicas que definirán los aumentos de las tarifas de gas, los principales jugadores comenzaron a mostrar sus cartas y los aumentos en las boletas que pagan los usuarios podrían llegar hasta el 60 o 70 por ciento.

La Secretaría de Energía entiende como esencial la baja de los subsidios a la producción, mientras que las empresas de transporte y distribución intentan recuperar lo que consideran que perdieron con el congelamiento. En tanto, el Enargas busca mecanismos para bajar el impacto sobre el bolsillo de los usuarios.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La boleta de gas se divide en cuatro partes: producción, transporte, distribución e impuestos. Si bien la incidencia de cada ítem varía según distintos factores como la región, la producción significa el 40% de la tarifa; el transporte, el 10%; la distribución, un 25%, y los impuestos, otro 25%.

Producción

El precio de la producción está establecido por el Plan Gas.Ar, lanzado hace unos meses por el gobierno nacional: U$S 3,91 por millón de BTU (unidad de medida), de los cuales el Estado paga un 60% y los usuarios, un 40%. El objetivo de la Secretaría de Energía, dependiente del Ministerio de Economía, es invertir la ecuación: que el Estado absorba un 35% y los usuarios, un 65%.

Según un informe técnico de Energía publicado el miércoles pasado, el nuevo esquema “se traduciría en una adecuación tarifaria del orden de entre el 26 y el 35%”.

Con el esquema actual, el Estado asumiría un costo de U$S 1235 millones, sobre un total de U$S 2059 millones, mientras que los usuarios pagarían U$S 824 millones. De esta forma, el Estado tendría una necesidad adicional de fondos de U$S 521 millones y eso es lo que busca evitar.

El informe explica que si la parte subsidiada fuese del 35%, el Estado pagaría U$S 714 millones –sin necesidad de adicionales – y los restantes U$S 1345 millones quedarían a cargo de los usuarios.

Finalmente, el informe técnico colocó como ejemplos dos facturas con este nuevo esquema de 35-65 por ciento, que dieron como resultado una suba de entre el 26 y el 35% para los usuarios. Sin embargo, este cálculo está hecho con los valores vigentes de transporte y distribución, que se supone que también serán ajustados.

Transporte y distribución

Tanto las transportistas como las distribuidoras de gas ya presentaron sus propuestas ante el Enargas de cara a la audiencia pública del 16 de marzo. Sin bien los valores varían según empresa, región y estación climática, todas coinciden en que enfrentan grandes atrasos en los ingresos producto del congelamiento de precios de abril 2019. En el medio, hubo devaluaciones, inflación y hasta una pandemia.

Las transportistas pidieron subas entre el 40 y el 58%; las distribuidoras, entre el 51 y el 58%. Metrogas y Naturgy son las más importantes dentro del rubro de la distribución.

Para facilitar el acceso del público en general a las propuestas técnicas de las empresas concesionarias, el Enargas elaboró un resumen de sus propuestas tarifarias.

En el caso de Metrogas, sus propuestas incluyen ajustes del 149% en el componente de distribución o bien un 400% en los cargos fijos, sin variantes en los cargos variables, para lo cual cita el Anexo V de la Resolución ENRG N° 4356/17; es decir, es lo que considera la empresa que debería ajustarse a partir del congelamiento de precios de los últimos dos años.

Sin embargo, en concreto, para el período abril-diciembre de 2021, contempla un incremento del 58% en todos los márgenes o bien un 75% en el cargo fijo y un 16% en el cargo variable. Esto se traduciría en un 20% de impacto en la tarifa que pagan los usuarios.

Naturgy pidió un ajuste del 51% en todos los cargos o bien un 55% en el cargo fijo y un 27% en el variable o bien un 44% en el cargo fijo y un 22% en el variable. Con todo, el impacto promedio en la factura sería del 17%, según cálculos de la propia empresa.

Las empresas de transporte, por su parte, pidieron subas entre el 40 y el 58%, que en la tarifa impactaría en promedio en un 13%.

Por el lado de los impuestos, los mismos son porcentajes de los otros valores.

Posible aumento

Aún, falta mucho para saber a ciencia cierta cuáles serán los aumentos. Tras las audiencias públicas del 15 y 16 de marzo, se conocerán las resoluciones de los organismos oficiales. Luego, quedará determinar por el gobierno cuál será el esquema de subsidios. “El cuadro tarifario va a ser igual para todos. El Estado va a elegir subsidiar a quienes más lo necesitan y no subsidiar a quienes no lo necesitan”, adelantó en declaraciones radiales Federico Bernal, interventor de Enargas.

Con todo, de aprobarse la baja de los subsidios que pretende la secretaría de Energía y las subas pedidas por las empresas de transporte y distribución, los aumentos en las boletas se ubicarían entre el 60 y el 70%.