La propuesta del titular de la Unión Industrial Argentina (UIA), Daniel Funes de Rioja, de que las empresas no paguen salarios a los trabajadores que no se quieren vacunar contra el Covid-19 disparó la incomodidad del resto del sector empresario que, tras un primer momento de silencio, ensayó respuestas cuidadosas pero apelando a la responsabilidad de los trabajadores y del gobierno, es decir, desligando las suyas propias.

Daniel Rosato, titular de Industriales Pymes Argentinos (IPA), argumentó que la vacunación contra el Covid «es necesaria para acompañar la reactivación de la economía». En diálogo con Tiempo señaló que «las pymes los necesitamos (a los trabajadores) para producir con mayor seguridad, por eso el Estado impulsa la vacunación invitando a todos y todas a trabajar en condiciones más seguras».

El IPA aprovechó para proponer que las ART pasen a cubrir los costos adicionales que aseguran tener las medianas y pequeñas empresas por la situación de los trabajadores de riesgo: «Esos sobrecostos son imposibles de sostener para las pymes», planteó.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Pero el propio Funes de Rioja reconoció en una entrevista con Radio Mitre que la UIA no se basó en una encuesta puntual para hacer el reclamo que organizó el debate a lo largo de la semana.

La última encuesta de la asociación pyme Enac referida al segundo trimestre de 2021, arrojó que de mil empresarios consultados en todo el país, el 50% respondió que su personal vacunado ronda el 60 y el 100 por ciento.

Esta entidad apuntó contra la posición de la UIA, que a principios de la pandemia presionó para despedir personal y que ahora vuelve a la carga con el pedido de recortes salariales, pero exhortó al Estado a asegurar la vacunación de los empleados privados en coincidencia con Rosato, del IPA.

Combativo

Cuando Funes de Rioja asumió al frente de la UIA, lo precedía su fama de duro negociador a favor de las reformas laborales, tributarias y previsionales, y en contra ciertos tipos de intervenciones de la política en los mercados.

Como referente de la industria alimenticia puso la cara para defender a un sector de la economía que nunca, ni antes ni durante la pandemia, dejó de aumentar sus precios, ni aun después de firmar pactos como Precios Cuidados con las autoridades del gobierno nacional, valiéndose de distintos recursos y fundamentalmente de la posición dominante de los grupos concentrados de su sector.

La propuesta de esta semana certifica que los pronósticos no estaban tan lejos de la realidad. La propuesta de recortar salarios a los que no se vacunen para volver a las fábricas fue tan polémica que otras entidades del empresariado habitualmente audaces para interpelar al poder político se vieron obligadas al perfil bajo o a desplegar la retórica para referirse al tema con delicadeza.

El argumento central de Funes de Rioja es que el estado de excepcionalidad que se planteó con la emergencia sanitaria no existe más, una proposición cuanto menos discutible si se tiene en cuenta que las cifras de muertos este año siguen en niveles que prácticamente duplican a los de 2020. «

Proponen la prejubilación

El presidente de las empresas Aluar y FATE, Javier Madanes Quintanilla, afirmó ayer que los empleadores tendrían que «evaluar algún modelo prejubilatorio» para los trabajadores que no puedan volver a la presencialidad en medio de la pandemia de coronavirus.

Madanes Quintanilla afirmó, en diálogo con radio Milenium, que «la situación es cambiante, vamos al ritmo de la pandemia, hay momentos en los cuales la cantidad de gente licenciada baja y otros donde sube».

«El Ministerio de Trabajo definió que las personas vacunadas con una dosis podían nuevamente ser convocadas. Ahí se presenta una contradicción porque usted tiene vigente el impedimento de despidos y la doble indemnización», afirmó Madanes Quintanilla.

«Vamos a tener que evaluar algún modelo prejubilatorio que permita quitar de alguna manera estos impedimentos y que las compañías sientan que tienen un poco más de libertad o vean menos complejo el incorporar gente nueva a la plantilla», propuso el empresario.