Luego de varios lanzamientos previos a modo de tester hitero salió Bien o Mal, el segundo disco de Trueno. El rapero de La Boca sigue teniendo todo a su favor y con tan sólo 20 años ya es referente de la escena a nivel mundial, y como dueño de una paradoja más que interesante: es muy joven pero ya tiene un pasado que nos permite analizar su obra.

Con espíritu combativo pero en tono de celebración, Bien o Mal es un trabajo que hace honor a las dos interpretaciones de la palabra. Por un lado, sirve como una instantánea del momento que vive el artista, pero también es el resultado es un disco sostenido en un concepto, que sigue un camino y que baja línea, tanto con los invitados, las canciones y hasta el formato. Nada librado al azar, ni a la reproducción aleatoria.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Trueno tiene en la práctica del rap un deporte, proveniente de competiciones de freestyle, y la escritura de barras con retórica y con lucidez para retratar situaciones del cotidiano urgente. No es casualidad que en este disco mencione a Santiago Maldonado, al gatillo fácil, ni la frase para remeras: “Latinoamérica no llora, canta”. Trueno va camino a coronarse como el rey de rap en Argentina. Ideología y estética al servicio del hip hop.

Los guiños a la cultura argentina no paran de aparecer y sorprender. Se samplean guitarras como las de Atahualpa Yupanqui en “Los ejes de mi carrera”, al igual que en “Argentina”, canción que comparte junto a su compatriota Nathy Peluso. Y también hay fragmentos de “Sulky”, de Gustavo Cerati, en l tema “Tierra Zanta”, donde además participa Víctor Heredia. La lista de colaboraciones y featuring es tan interesante como nutrida, ya que también aparecen artistas más propios de la escena urbana, como Bizarrap, Randy, Duki o el mismísimo Peligro.

El formato del disco está planteado en la división de las palabras que conforman su título: Bien abre con el hitazo “Dance Crip”, le siguen “Solo por vos”, “Panamá ft Duki”, “Feel Me?”, “Jungle ft Randy & Bizarrap”, “Hood” y “Bien o Mal”. Con un “Manifiesto Freestyle” mediante en el segmento, el lado Mal llega con “Hoop Hoop ft Peligro”, “Fuck el Police”, “Argentina” (ft. Nathy Peluso”), “Tierra Zanta”, “Buenos Aires en llamas” y “Un paso”, que viene con la misma historia que “Lo tengo”.

Entre bases boombap, scratches y samples también se escuchan grabaciones de músicas y músicos diversos, con su pulsión humana al filo de sus instrumentos, otro aspecto de la dualidad que experimenta Trueno en su nuevo disco. Como él mismo dice: “No sé si está bien o mal, pero represento igual”.