Haz lo correcto

Una de las películas emblemáticas de Spike Lee, que en 1989 retrató el devenir de un día caluroso en los barrios periféricos de la ciudad de Nueva York. Allí conviven afroamericanos, latinos, italianos, irlandeses y asiáticos, una mezcla de idiosincrasias en la que afloran los prejuicios, aunque se trate de comunidades con tanto en común: desde los barrios hasta el orgullo de sus culturas. En ese desfile de personajes, Espósito fue elegido para interpretar a un protagonista clave: un muchacho al que todos lo conocen como Buggin’ Out, que se fanatiza con la africanidad de sus raíces y va por todos lados gritando sus verdades. Es memorable la escena en la que junto a otros chicos emblemáticos del barrio, como Radio Raheem y Smiley entran a la pizzería de Sal, un italoamericano, y exigen que cambie el Muro de la Fama (las fotos de famosos que decoran su negocio). Buggin’ Out intenta empezar una protesta porque le parece mal que sólo haya italianos, y exige a Sal y a sus hijos, con un epíteto racial fuerte, que amplíen la representatividad de las imágenes y que incluya a afroamericanos. Este es el comienzo de un caos que es la clave del mensaje que deja la película.

Disponible para ver en Apple TV.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE


Malcolm X

Apasionado vocero del movimiento Black Lives Matter, Esposito siempre estuvo comprometido con las luchas de la comunidad afroamericana, y de hecho sus trabajos lo demuestran.  En 1992, luego de la repercusión de Haz lo, Spike Lee volvió a convocar al actor para que sea parte de la película dedicada a la vida de una de las figuras más importantes en la historia de la militancia por los derechos civiles del siglo XX en los Estados Unidos. Protagonizada por Denzel Washington en el papel de Malcolm X, el film cuenta cómo fue armando su poder político y cómo su mirada incomodó a muchos sectores de aquella convulsionada sociedad de los ’60. Esposito encarnó a Thomas Hayer, nombre ficticio de Thomas Hagan, uno de los asesinos del líder islamista.  Es uno de los hombres que le dispara, pero es el único detenido, que aquella fatídica noche casi es linchado por los presentes, luego de que los guardaespaldas lo hirieran en la pierna mientras intentaba escapar. Un papel determinante para narrar la historia, que Esposito vuelve muy creíble y del cual siempre se muestra orgulloso.

Disponible en Amazon prime video


Los sospechosos de siempre

Una película de culto que en 1995 rompió varios moldes: por el suspenso bien construido, por su ritmo y por sus personajes memorables. Fue protagonizada por Kevin Spacey (Oscar al Mejor actor de reparto), Gabriel Byrne, Stephen Baldwin, Benicio del Toro y Kevin Pollak, y fue escrita por Christopher McQuarrie (quien ganó un Oscar al mejor guión original por este trabajo). Dirigió Bryan Singer, y aunque no fue un éxito en taquilla, no se puede decir que la haya ido mal. Esposito lo hizo de nuevo y logró un papel clave para la trama: es el agente del FBI Jack Baer que, junto al agente especial David Kujan (Chazz Palminteri), llegan a San Pedro, Los Ángeles, para investigar un incendio en un barco. Hay solo dos sobrevivientes: Roger, un estafador con una leve parálisis, y un criminal llamado Arkosh Kovash, que quedó muy mal herido y con graves quemaduras en el hospital y asustado. Baer interroga a Kovash y este habla de Keyser Söze, un genio criminal turco con una reputación casi mítica,  que se encontraba en el puerto para «matar a muchos hombres».  Entonces el investigador sabe que debe buscar lo imposible. Una interpretación convincente para el actor que además de Breaking Bad, en la televisión eambuló por varias series de detectives.

Disponible en Youtube y en Google Play.


The Mandalorian

Moff Gideon es el personaje que le permitió a Giancarlo Esposito cumplir un sueño de juventud. Es un declarado fanático de la historia creado por George Lucas, y entrar a ese universo en una serie tan exitosa fue una alegría para el actor. Es un papel ideal para él: Gideon es ambicioso y despiadado, como un Gustavo Fring galáctico. También un estratega experto y hábil en la guerra psicológica. Dispuesto a desestabilizar a sus rivales a como de lugar, e incluso matar a un oficial de los suyos sólo por cometer una falta lve. Como oficial Imperial de alto rango, Gideon viste un atuendo similar a un uniforme Imperial con armadura de combate de color oscuro y una capa. Empuña una pistola bláster y también voló un caza TIE, además de portar un sable oscuro, arma legendaria y símbolo mandaloriano, quería quedarse junto al infante de la especie de Yoda, conocido simplemente como “el Niño”. El actor no tuvo dificultades en ser un antagonista perfecto, que logró emular el aura de Darth Vader.

Disponible en Disney +


The Boys

Los papeles de malvado, sin miedo a encasillarse, son para Esposito un terreno conocido. En este caso es el brutal Stan Edgar, un ser amoral que domina muchas cosas de las que pasan en este mundo, una burla a la imagen tradicional de los superhéroes. Edgar es el exdirector ejecutivo de Vought International , que está en relación con el manejo de los superpoderes de los siete protagonistas principales. Tiene una personalidad tranquila, serena y despiadada; es el titiritero con un pasado sombrío. Es una de las pocas personas que no muestra miedo y usa su lobby para tener reuniones con  el Secretario de Defensa para analizar la cadena de mando, las designaciones secretas y la logística para daños colaterales que devienen de las operaciones de los héroes con fines espurios. Stan Edgar es de esas personas que solo interactúan con la gente por motivos comerciales, y no le importa nada más que hacer crecer la industria farmacéutica. Despiadado como pocos, no duda en hacer planes poco éticos siempre que se beneficien a Vought y él mismo. Aunque, claro, nunca se ensucia las manos. Un rol que la expresividad de Esposito logra elevar y que sin ser central, da mucha tela que cortar a esta serie.

Disponible en Amazon prime Video