La luna de Georges Méliès le guiña el ojo en sueños a la tenacidad de Fernando Birri, en un diálogo imaginario entre dos realizadores, un creador de ilusiones y un observador de la realidad que lo rodea. Lorena Yenni, en su ópera prima BirriLata, una vuelta en tren, que se exhibe desde el jueves en el cine Gaumont a las 12:30 y a las 20:15 fantasea, con una mirada poética y sensible, con el vínculo conceptual entre ambos maestros en su amor por el cine, desde estéticas, tiempos y preocupaciones absolutamente distintas. “Cuando me enteré de que Birri volvía a filmar en 2011 (El fausto criollo), pensé que tenía que registrar parte de ese proceso. Para los que nos dedicamos al documental, Birri es el padre de todo y al que volvemos siempre”, dice sobre el realizador de 92 años, que reside en Italia, fundador de la primera escuela de cine documental en Santa Fe y de la escuela de San Antonio de Los Baños en La Habana, Cuba.

Para trazar este recorrido, Yenni registró imágenes en Santa Fe, en Cuba, a donde llegó cuando se conmemoraban los 25 años del Festival con la presencia de importantes directores del Nuevo Cine Latinoamericano, y se contactó con compañeros de ruta del maestro, como Dolly Pussi, una de sus alumnas y compañeras de exilio, quien aportó mucha historia y archivo, y brinda un testimonio fundamental en el film, guiando el recorrido.

–Pese a haberlo estudiado en la universidad, ¿qué descubriste de Birri tras el rodaje?

–Al revisitar su obra, me di cuenta de que una de las cosas que tiene de maravillosa es que a cada película ofrece una respuesta estética distinta desde lo temático y desde la realización. Desde Tiredié (1960) a La primera fundación de Buenos Aires (1966) u Org (1978), que estuvo diez años haciéndola y es absolutamente experimental.

–¿Qué vigencia considerás que tiene su obra?

–Tiene una vigencia escandalosa. Los inundados (1962) es una ficción que filmaron con los alumnos de la escuela y es absolutamente actual. Lo mismo sucede con Los Traidores (1973), de Raymundo Gleyzer, son cintas que no perdieron nada de actualidad.<