Viste calzado y pantalón blancos, inmaculados, camisa con tonos lilas, rojos y verdes, y un sombrero de aires latinos. Todavía no tiene 40 años, pero está cerca, y su banda está por cumplir dos décadas de rodaje. Con todo esto, Mick Jagger espera a Keith Richards en la puerta del 96 & 98 St. Marks Place, en Nueva York. La escena corresponde a uno de los videoclips más emblemáticos de los ‘80: “Waiting On A Friend”, una de las canciones más populares de Tattoo You, el álbum con el que los Rolling Stones recuperaron su estado de gracia en los ’80, que este mes celebra 40 años (fue lanzado el 24 de agosto).

Tatuado, nombre con el cual fue editado en la Argentina en vinilo y cassette, conoció la luz un mes antes de que el grupo se embarcara en una de sus más aclamadas giras: el American Tour 1981 por los Estados Unidos (que tuvo su continuidad del otro lado del Atlántico como European Tour 1982). Las performances en vivo de la banda de rock más grande de todos los tiempos (que en septiembre retomará los compromisos cancelados por la pandemia y que el año que viene cumplirá nada menos que 60 años de existencia) empezaban a ser su caballito de batalla, ya que el proceso creativo de la dupla compositora Jagger-Richards, que había alcanzado su clímax en la década de los ‘70, dejaba de ser tan brillante, producto de algunas peleas, la exploración individual de nuevos horizontes musicales y las adicciones al alcohol y las drogas.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Es por eso que luego del lanzamiento de Emotional Rescue (1980), los Stones recurrieron a su archivo para darle forma a su próximo trabajo de estudio. La estrategia fue acertada y rápidamente Tattoo You conquistó a la crítica y a los fans, y obtuvo una valoración mucho más positiva que la que había cosechado su último long play. Se trató de una selección de canciones en su mayoría grabadas originalmente en la década del ’70, pero desechadas a la hora de editar las producciones finales. Solo fue necesario que Jagger les pusiera su voz del momento a algunos temas que aún no tenían la letra terminada, y que se hicieran algunos arreglos instrumentales.

El álbum comienza con “Start Me Up”, el último gran clásico de la banda de Londres, que se convirtió en himno y que nunca falta en los shows. El riff inicial es un detonador de electricidad que invita a bailar una mezcla de rock y pop y que nadie en la Tierra confunde con otra canción. Fue el primer sencillo del disco y, junto con “Hang Fire” (el segundo tema, un rock and roll pura sangre), fue grabado en 1977, en París, durante las sesiones de Some Girls (1978).

En tercer lugar aparece “Slave”, un funk rock registrado en 1975 durante las sesiones de Black and Blue (1976), y que cuenta con participaciones de alta talla como las de Pete Townshend, de The Who, Billy Preston en teclas y un sensacional solo de saxo a cargo de Sonny Rollins.

Lado B de “Waiting On a Friend” (segundo simple del álbum), “Little T&A” desplaza la tranquilidad de “Slave” y vuelve a inyectarle rock and roll al trabajo de la mano de Keith Richards que, además del demoledor riff del inicio, le pone voz al tema grabado en 1979, durante las sesiones del ya mencionado Emotional Rescue.

La cara A del disco termina con “Black Limousine”, un blues que tiene a Ronnie Wood como compositor junto a Jagger-Richards, y con “Neighbours”, un hard rock que destila potencia y que estremece con el solo de guitarra del ex Faces. Estas canciones fueron grabadas en París en 1977 y 1979, respectivamente.

La segunda mitad del LP es una sucesión de baladas en las que se combinan estilos como el rock, el soul y el blues, pero además, sentimientos, cómo el amor y la melancolía. En “Worried About You”, grabada también durante las sesiones de Black and Blue, en Holanda, Jagger presenta un juego de falsetes como los que despliega en Emotional Rescue (la canción del album del mismo nombre) y se sienta frente a un piano eléctrico.

“Tops”, registrada en Jamaica, en 1972, durante las sesiones de Goats Head Soup (1973), se caracteriza por conservar la guitarra de Mick Taylor, quien había dejado la banda en 1975 pero que formó parte de la etapa más prolífica y creativa del conjunto, y que marcó el corazón de los fans y de la crítica especializada.

Junto con “Neighbours”, “Heaven” conforma el dúo de canciones que fueron grabadas exclusivamente para este álbum y que no fueron descarte de obras anteriores. Registrado en 1980, en París, este lento tiene a Jagger en voces y en guitarra rítmica, ya que Richards no estuvo durante la sesión. 

“No Use in Crying”, en tanto, es la antesala perfecta para el cierre. Fue grabada durante los ensayos de Emotional Rescue, en 1979, y se diluye entre coros, falsetes y efectos de sonido.

Finalmente, la mencionada Waiting On a Frined (originalmente de 1972, de cuando los Stones grabaron Goats Head Soup en Jamaica), viene a hablar de la amistad. En el icónico videoclip, Keith Richards camina por las calles de Nueva York. Un jean negro que le ajusta las piernas y sus botas oscuras marcan el desgarbado paso mientras, entre sonrisas, fuma un cigarrillo y esquiva personas. Ni la camisa de leopardo, ni el chaleco negro, ni el saco gris, ni tampoco la chalina verde, logran ocultarle el pecho. Con todo esto, llega a las escaleras del 96 & 98 St. Marks Place y se sienta junto a Jagger. Sólo una mirada basta para que se levanten y empiecen a caminar juntos. Como hace casi 60 años…

El 22 de octubre próximo se lanzará la edición 40 aniversario de Tattoo You, la cual contará con las once canciones originales y nueve extras. “Living in the Heart of Love” será su primer corte de difusión.