Salvadora Medina Onrubia fue madre soltera, anarquista, periodista y dramaturga con tan sólo 15 años, factor fundamental en la liberación del anarquista Simón Radowitzky de su confinamiento en Tierra del Fuego, partícipe de la protesta de La Semana Trágica. Sin embargo la historia oficial, hasta poco casi exclusivamente escrita por hombres, la recordó siempre como la mujer de Natalio Botana, gran empresario periodístico que revolucionó la forma de hacer periodismo en la Argentina en la primera parte del siglo XX.


Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Trailer Salvadora, de Daiana Rosenfeld from RDI cine on Vimeo.

Daiana Rosenfeld quiere rescatar a toda Salvadora, a Salvadora en su totalidad. Tarea ciclópea que por tal en general -y esta no es la excepción- resulta inacabada. Sin embargo esa ambición es su motor de búsqueda. Tanto estética como política, la una con la otra sin desmerecerse y sin dejar lo que por lo general se considera ajeno a esas esferas: el arte y la maternidad.

Rosenfeld parece reconocer desde el inicio que la ambición es un arma de doble filo, y así y todo la adopta. Y es un gran acierto. Permite hacer de Salvadora una, pese a que esa negativa a dividirla no favorece lograr esa totalidad. Pero sólo tomando ese riesgo es que el espectador puede descubrir la riqueza abrumadora de Salvadora. Y no sólo por sus luchas personales y públicas, todas ellas políticas. Si no por lo que en su propia vida cualquiera reconocería tragedia y fracaso: el suicidio de un hijo, la decadencia de un imperio periodístico que pese a todos sus esfuerzos no pudo sobrellevar la muerte de su marido y creador, Botana, un triste y solitario final en el aislamiento.

En ese sentido habría que animarse a decir que Rosenfeld forma parte de la más reciente ola feminista, tanto teórica como militante (algo que el feminismo no reconoce como tal, sólo en el momento del análisis), en la que la misma práctica además de generar reflexión y teoría, produce nuevos derechos y mejores posicionamientos para una pelea que parece no tener fin. Porque es precisamente esa ambición de totalidad la que la moviliza, una totalidad que se sabe de antemano imposible de conseguir, pero cuya búsqueda es el mejor sostén de llevar adelante eso que por lo general reconocemos como vida.

Salvadora (Argentina, 2017). Dirección, Producción, Guión, Fotografía, Montaje: Daiana Rosenfeld. Testimoniantes: Álvaro Abós (Biógrafo de Natalio Botana), Alicia Villoldo (nuera de Salvadora), Silvia Saitta (Académica y ensayista). Documental. 60 minutos.