Con pocas ganas de hablar llegó hoy Spike Lee a la rueda de prensa del jurado de Cannes que preside, pero tuvo tiempo para denunciar que la población negra sigue siendo “cazada como animales” y que vivimos en un mundo “dirigido por gángsters”.

Hace 32 años, Lee participó por primera vez en la competición de Cannes con Do the Right Thing (Haz lo que debas), sobre la violencia racial en Brooklyn. Ahora, como presidente del jurado de la 74 edición del Festival de Cannes, lamentó que las cosas no hayan cambiado.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“A lo largo de todos estos meses de incertidumbre, Spike Lee no ha dejado de animarnos. Ese apoyo se concreta por fin y no podíamos contar con una personalidad más potente para interrogarnos sobre esta época tan agitada”, dijo en marzo en un comunicado el presidente del certamen, Pierre Lescure.

Su delegado general, Thierry Frémaux, añadió que el entusiasmo y la pasión por el cine de Lee les dio el impulso de energía que necesitaban para preparar “el gran festival que todo el mundo está esperando”.

La 74ta. edición de Cannes comenzó hoy y se realizará hasta el 17 de julio, con una programación que se conocerá a inicios de junio y donde Lee -que no pudo ejercer su cargo en 2020- sustituirá al frente del jurado al mexicano Alejandro González Iñárritu. Cuando fue nombrado presidente del jurado el año pasado, el cineasta aseguró entonces que iba a ser “la primera persona de la diáspora africana en presidir el jurado de Cannes y de un gran festival” y sostuvo que el Cannes es “el mayor festival del mundo” y un ámbito que “moldeó” su trayectoria en el cine mundial.

Como prueba de ese vínculo con el certamen, en 1986 llevó allí su primera película, She’s Gotta Have It, que logró el premio joven de la Quincena de Realizadores, sección paralela del festival, y en 1989 Do the Right Thing figuró en la competición oficial.

En 1991 compitió con Jungle Fever y su cine volvió a verse en Cannes en 1996, con Girl 6, proyectada fuera de competición, tres años más tarde con Summer of Sam, en la Quincena de Realizadores, y en 2002 con Ten minutes older, en Una cierta Mirada.

Lee regresó a Cannes en 2018 de la mano de BlacKkKlansman, película en la que se infiltró en el Ku Klux Klan y que se alzó con el Gran Premio, antes de aportarle su primer Oscar, al mejor guion.