Lejos de agotarse como una de las tramas más rentables y fantásticas del mundo, el universo de Star Wars se encamina hacia un espacio inabarcable y que por lo tanto no para de crecer en cuanto a sus múltiples y constantes novedades.

Tanto los gigantes del entretenimiento como Disney y Marvel Comics, propietarios legítimos de la idea original pergeñada por George Lucas en los años setenta, están cada vez más ampliando una historia que no sabe sólo de películas y series alrededor de los personajes más emblemáticos de la saga, sino que como no podía ser de otra manera están desarrollando relatos y acciones que encuentran un buen terreno en las páginas de los comics.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En torno a esta última instancia, lo que se conoció recientemente de manera oficial viene justamente por parte de las historietas o novelas gráficas, ya que pocos días atrás Marvel Comics publicó una declaración en sus redes sociales donde se le daba la mejor de las bienvenidas a dos nuevos personajes para el mundo de Star Wars. Se trata de Ceret y Terec, dos figuras que fueron presentados como Jedis de características transexuales y no binarios.

Aprovechando la ocasión que en Estados Unidos se celebra el día de la visibilidad trans, tanto Marvel como Disney le dieron la bienvenida a estos nuevos Jedis que aparecen actualmente en The High Republic, la nueva historieta de la saga Star Wars. “Apoyamos las vidas trans y nos comprometemos a ampliar nuestra representación de ellos en una galaxia muy lejana”, dijeron desde ambas empresas con un escueto pero concreto comunicado.

Es importante aclarar que The High Republic se trata de una serie de comics desarrollada por el autor y escritor Británico Cavan Scott, conocido por haber escrito para la serie VikingosSherlock Holmes y la película Pingüinos de Madagascar, entre otras propuestas fílmicas.

En las primeras páginas de la historieta se incluye un texto declarativo que bien respeta toda la fantasía e imaginario de Star Wars: “La galaxia se encuentra en paz, gobernada por la gloriosa República y protegida por los valientes, nobles y sabios Caballeros Jedi. Como símbolo de todo lo que es bueno, la República se encuentra a punto de lanzar el Faro Star light en las profundidades de la galaxia. Esta nueva estación espacial servirá como faro de esperanza para aquellos que lo necesiten cuando el peligro los aceche”.

Es bueno aclarar que estos cambios en torno al género de algunos de los protagonistas de la historia llegan no sin haber tenido ciertas controversias en el pasado cercano. El universo de Star Wars no fue muy proclive a sumar roles y personajes de carácter LGTB en sus guiones, aunque en el film El ascenso de Skywalker (o más conocido como el Episodio IX), se pudo ver en pantalla un beso entre Larma D´Acy (interpretada por Amanda Lawrence) y la piloto Wrobie Tyce (rol desarrollado por Vinette Robinson), lo que terminó generando la primera escena fílmica de tipo gay dentro del marco de Star Wars.

Con la publicación oficial de The High Republic se construyó el escenario ideal para la presentación de Terec y Ceret. Estos Jedi trans y no binarios son unos mellizos del planeta Kotab y son descriptos como gemelos que comparten emociones y pensamientos que los distinguen de otros.