Esta semana dos días antes de que se cumplieran los ocho meses de la desaparición de Tehuel, el juez Martín Rizzo dio lugar al cambio de carátula a pedido por la fiscal Karina Guyot a homicidio agravado por odio a la orientación sexual de la presunta víctima.

“Es cruel porque de ese modo lo declarás muerto”, dice a Tiempo Argentino, Andrés de la Torre, papá de Tehuel. “Algo había que hacer al respecto, yo no acepto que Tehuel esté muerto, yo lo busco vivo, todos lo buscamos vivo, incluso fiscal”, agrega el hombre que vivió con el joven hasta hace dos años.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Para el papá de Tehuel hubo algunas fallas en las búsquedas que se realizaron apenas se supo de la desaparición del joven. “El Poder Judicial actuó muy bien por un lado y muy mal por el otro. Al principio los rastrillajes fueron muy buenos, muy exhaustivos había que hacerlos porque a las personas desaparecidas se las busca de esta forma, pero también se las busca como persona viva. Y así no se lo buscó a Tehuel”, afirma. “En eso estoy muy enojado. Se lo dije a todos los funcionarios con los que estuve, les dije mi malestar”.

Andrés de la Torre cuenta que la desaparición de su hijo está relacionada con un caso de trata de personas porque los elementos que se encontraron en la causa no están relacionados necesariamente con una circunstancia de homicidio. El hombre no conocía a los imputados aunque sí estaba al tanto de la existencia de Luis Ramos quien fue compañero de trabajo de Tehuel cuando integraban una cooperativa.

La última vez que se vio con vida a Tehuel fue el 11 de marzo cuando iba a la casa de Luis Ramos para un trabajo como mozo en un evento. Desde entonces no se sabe nada del joven de 21 años.

“Tehuel siempre fue muy positivo, está siempre alegre, siempre sonriente, rara vez lo vi malhumorado. Un pibe muy compañero conmigo y con sus hermanos. No tenía enemigos”. De la Torre también contó que Tehuel juega al fútbol. “Después tuvo que dejar porque se le había lesionado una rodilla y el muy terco no hizo el tratamiento”, recordó su padre.

La declaración de los imputados

Los dos hombres que están detenidos desde hace 8 meses en el marco de la causa por la desaparición de Tehuel de la Torre se declararon inocentes al ser indagados el miércoles por el homicidio de la víctima, luego de que la fiscal del caso considerara que hay pruebas para creer que fue asesinado.

Se trata de Oscar Alfredo Montes (46) y Luis Alberto Ramos (37), quienes quedaron formalmente acusados por el delito de “homicidio agravado por odio a la orientación sexual e identidad de género” que prevé en un futuro juicio oral una pena de prisión perpetua.

El primero en declarar ante la fiscal Guyot fue el chatarrero Montes quien negó su participación en el posible homicidio. Su representante, el abogado Gustavo Lastra, representante del imputado, aseguró que su cliente siempre admitió haberlo conocido a Tehuel por intermedio de Ramos y que “de ninguna manera tiene odio de género”.

Montes confirmó que tanto Ramos como Tehuel estuvieron en su casa (cuando se tomaron la foto) y que se fueron a medianoche. Por su parte, Ramos afirmó haber estado con Tehuel hasta la noche pero dijo que el joven se fue a una fiesta clandestina.

La fiscal Guyot requirió el mes pasado imputar a Ramos y a Montes por el crimen del joven y el juez de Garantías de Cañuelas Martín Rizzo avaló en las últimas horas el cambio de carátula a “homicidio agravado por odio a la orientación sexual”, al creer que el asesinato es la hipótesis más firme.

Ese giro en la pesquisa se fundamentó con la incorporación de nueva prueba, entre ella la que indica que sangre hallada en la vivienda de uno de los sospechosos pertenecía a Tehuel.